Reputación corporativa, clave para la sustentabilidad de los negocios

Compartir en:

Al igual que las personas, las empresas pueden tener una buena o mala reputación, un aspecto que es fundamental para su sustentabilidad en el mercado.

La reputación corporativa determina la forma en que el público y los consumidores perciben una marca o empresa. En consecuencia, es un elemento esencial para definir una estrategia de marketing y ventas.

A continuación, te explicamos qué se entiende por reputación corporativa y cómo trabajarla.

Reputación corporativa: definición

No existe una definición única para este concepto, pero básicamente se refiere a la imagen que proyecta la empresa y la percepción que tienen de ella sus stake holders o grupos de interés.

Por lo tanto, la reputación corporativa es la suma de los valores o aspectos intangibles que percibe la sociedad sobre esa compañía. Por ejemplo, honestidad, tradición, excelencia, innovación, buenas prácticas laborales, ética empresarial, etc.

También se relaciona con el lugar que la empresa ocupa en relación con sus competidores y otros actores, como proveedores y partners.

En consecuencia, todas las áreas y políticas de una organización inciden en su reputación corporativa, ya sean con las políticas laborales, medioambientales, de precios, campañas comunicacionales y, en general, todo lo que hace, dice y muestra, tanto a nivel interno como externo.

Cuál es la relevancia de la reputación corporativa

Pese a que la reputación corporativa es un intangible, puede representar una ventaja competitiva dentro del mercado, puesto que constituye un elemento diferenciador.

Hoy en día el mercado tiende a ser muy homogéneo, por lo que contar con una buena reputación es un valor añadido que posiciona mejor a la compañía o marca en la mente de las personas y la sociedad.

Incluso se habla de la “economía de la reputación”, en la que esta pasa a ser un activo con valor económico, que se llega a cuantificar en el caso de venta de una empresa con buena reputación.

Asimismo, existen estudios que correlacionan la reputación con la disposición de las personas a adquirir los productos o servicios de una marca, y rankings que le otorgan un valor monetario a la reputación de las marcas, como el BrandZ de Kantar, que determina las marcas más valiosas del mundo.

Cómo trabajar una buena reputación corporativa

Recientemente se conocieron los resultados del ranking Merco de reputación corporativa. Esta importante medición utiliza los siguientes parámetros para cuantificar el concepto:

  • Resultados económicos financieros
  • Calidad de la oferta comercial
  • Reputación interna
  • Ética y Responsabilidad Corporativa
  • Dimensión internacional de la empresa
  • Innovación

Por lo tanto, gestionar adecuadamente cada una de estas variables y mantener un buen equilibrio entre ellas impactará en la reputación de la empresa. Para ello, se debe:

  • Definir objetivos, estableciendo los aspectos por los que la empresa quiere ser reconocida. Es fundamental involucrar tanto a la alta dirección como a los directivos de las diferentes áreas de la compañía, de manera que la gestión de la reputación sea más participativa y transversal.
  • Hacer un diagnóstico de la situación de partida de la reputación de la compañía entre los diferentes grupos de interés.
  • Medir y monitorear la gestión de la reputación de la empresa, para poder solucionar los problemas que puedan aparecer.
  • Comunicar los logros y compromisos de la compañía a sus grupos de interés, estableciendo cómo y cuándo debe hacerse dicha comunicación para reforzar los aspectos en los que se quiere tener reconocimiento.

También te podría interesar: https://www.anda.cl/channel-less-mejora-la-relacion-con-tus-clientes/

Skip to content