Luis Pardo, diputado: “La irrupción de las redes sociales genera una grave distorsión del debate público”

Luis Pardo recibió el reconocimiento de los avisadores en 2016, siendo presidente de la ARCHI, por su compromiso con la libertad de expresión y su destacada trayectoria radial y gremial.

 

Desde el 2018, Luis Pardo es diputado por el Distrito 6, que considera comunas del interior de la Región de Valparaíso. En ese cargo continúa defendiendo la libertad de expresión y el rol de los medios de comunicación, a los que siempre ha estado ligado, siendo también presidente de la Federación de Medios de Comunicación Social en 4 períodos.

 

¿Cuál es su lectura del momento que vive el país?

Es un momento muy complejo, que se viene gestando desde hace bastante tiempo a partir de la crisis de confianza en las instituciones, cuya legitimidad está en entredicho por los sucesivos escándalos que transversalmente han golpeado a las instituciones políticas, empresariales, eclesiásticas y militares, entre otras. En una democracia, son las instituciones políticas las que deben procesar y resolver las diferencias, las demandas y las necesidades de la sociedad, y eso no ha sido posible frente al denominado “malestar social” que se manifestó en octubre, dado el desprestigio de las instituciones políticas, en especial.

 

¿Cuál es su visión de lo que será este año y los desafíos que enfrentamos como país?

La pandemia vino a cambiar bruscamente la agenda. Si en octubre la pregunta era cómo resolvíamos las demandas sociales en materia de pensiones, acceso a la salud y la educación y recuperación de la confianza en las instituciones, por citar lo principal, hoy día la prioridad es vencer la pandemia en lo sanitario, para lo cual la vacuna es sin duda una gran noticia para Chile, ya que logramos anticiparnos y asegurar un abundante suministro. Paralelamente, el desafío será mantener las ayudas económicas mientras sea necesario, pero orientando progresivamente los esfuerzos a recuperar la economía y el empleo, que es el principal desafío.

 

Entre tanto, la pregunta de octubre subsiste en segundo plano, y a medida que retorne la normalidad volverá a instalarse, pero con un país que habrá consumido buena parte de sus reservas y su capacidad de endeudamiento en sortear esta pandemia y la recesión económica que la acompaña. Contener las expectativas y concordar un camino de largo plazo será el gran desafío político.

 

¿Qué espera del proceso constitucional y el contenido que debiera recoger la nueva Constitución?

Espero que el proceso constituyente recoja la tradición constitucional chilena en materia de libertades civiles y derechos humanos fundamentales, como las libertades de expresión, de culto, de asociación, entre otras, y genere las condiciones para que la persona humana, que es anterior al Estado, tenga las condiciones y garantías para desarrollarse, para crear y para construir su propio proyecto de vida. Los derechos sociales garantizados, que serán probablemente uno de los temas más debatidos, deben quedar explicitados en la Constitución, pero sujetos a la ley, de manera que la deliberación política vaya materializando progresivamente los avances sociales de acuerdo con la realidad del país y no se genere una judicialización inconducente. Espero también que el rol de la iniciativa privada y la sociedad civil sea debidamente resguardado, y que no se caiga en la tentación de crear una supremacía del Estado que ahogue la creatividad y el dinamismo de una sociedad civil libre, autónoma y robusta para emprender y contribuir.

 

¿Cuál es su evaluación del estatus actual de la libertad de expresión y los desafíos que enfrenta, así como la situación de los medios?

La libertad de expresión goza en Chile de buena salud en lo formal: hay libertad para fundar y operar medios, hay regulaciones acotadas en materia de la libertad de expresión comercial y no existen formas de censura previa. Sin embargo, la irrupción de las redes sociales genera una grave distorsión del
debate público. El espacio público se ha fragmentado y desdibujado, generando bolsones de grupos de interés que se retroalimentan a sí mismos, sin que se confronten las ideas en un espacio de deliberación común. Esta dinámica ha arrastrado a los actores políticos, incrementando los niveles de polarización y reduciendo la deliberación pública a una lluvia de slogans y descalificaciones mutuas, sin que el debate logre llegar más allá de los titulares, que además se suceden a una velocidad vertiginosa.

 

En ese contexto, el creciente consumo de redes sociales, las cuales a su vez responden a la lógica de sus propios algoritmos y a los criterios editoriales y comerciales de las respectivas plataformas, debiera llevarnos a fortalecer la industria de medios nacionales, equiparando la cancha en materia tributaria y de las numerosas cargas impuestas a los medios bajo paradigmas ya obsoletos. Si las grandes plataformas compiten con los medios nacionales en audiencia y en comercialización de publicidad, debiera generarse las condiciones para una libre competencia real y leal. Si el Estado no quiere o no puede imponer similares cargas a la competencia internacional, tendría que revisar las cargas que pesan sobre la radio, la televisión y la prensa escrita y ajustar algunas regulaciones o derechamente compensar a los medios nacionales, si realmente queremos tener medios nacionales y locales autónomos que alimenten un espacio y un debate público indispensable para la democracia.

 

¿Qué prioridades legislativas visualiza para este año y que tendrían efecto en el ámbito de las comunicaciones comerciales?

En el ámbito de las comunicaciones comerciales no se ven proyectos de le específicos, salvo alguno relacionado con la publicidad de bebidas alcohólicas. Sin embargo, hay una creciente tendencia a tratar de controlar el lenguaje público, imponiendo determinadas visiones de sociedad. Es el caso por ejemplo de la ley que sancionaba la incitación a la violencia y que derivó en la pretensión de sancionar el negacionismo. En ambos casos, incitación a la violencia y negacionismo, se establecía una responsabilidad solidaria de los medios que habría implicado una suerte de censura previa, toda vez que los medios -para no exponerse penalmentehabrían eludido determinados temas de debate o evitado determinados entrevistados.

 

Algo similar se insinúa en legislaciones que ya se han intentado en materia de género, por ejemplo, respecto de la publicidad comercial. Si se llegara a prohibir, por ejemplo, contenidos sexistas o de violencia de género –materia por cierto muy difícil de definir y regular por ley– y se hace solidariamente responsables a los medios por exhibir ese tipo de contenidos, se estaría induciendo a los medios a censurar determinados avisos y generando un ambiente de incerteza bastante complejo.

 

En ese contexto, me parece fundamental fortalecer la autorregulación e intensificar los esfuerzos de la industria para anticiparse a escenarios legislativos que puedan socavar la libertad de expresión en cualquiera de sus formas.

 

Luis Pardo en terreno

Image 1 of 2

 

Principios fundamentales

Estamos a un mes de las elecciones donde todos los chilenos debemos elegir a los miembros de la Convención Constituyente que tendrán la misión de redactar una nueva Carta Magna, un proceso lleno de desafíos y esperanzas donde confiamos en que prime un debate con altura de miras y que responda con honestidad y asertividad a las transformaciones, anhelos y proyecciones de nuestra sociedad.

 

Este proceso, sin duda, marcará las conversaciones de todos los sectores durante este año, y ANDA no es la excepción. Así es como, en esta edición, queremos hacer un aporte a la industria convocando a los gremios con los que hemos estado históricamente ligados, para conocer sus aspiraciones frente a la nueva Constitución.

 

Con ellos, ciertamente, compartimos principios y valores –además de la sinergia propia de nuestros ámbitos de acción-, que nos han unido durante décadas en alianzas tan importantes como el CONAR, la instancia de autorregulación de la industria publicitaria que ha sido un referente durante más de 30 años.

 

Con ellos, debemos defender sin medias tintas la libertad de expresión, que en el caso específico de los avisadores se refiere a la libertad de expresión comercial, graficada en el derecho que tiene todo productor de un bien o servicio, de cualquier tamaño y rubro, de dar a conocer libremente su existencia y atributos de su oferta a la sociedad.

 

Naturalmente, nuestra primera aspiración es que este derecho sea respetado en la redacción que se inicia. Sabemos en diversas ocasiones hemos debido alertar sobre iniciativas legislativas que erosionan aspectos de la libertad de expresión comercial, por lo que no es antojadizo señalar que vivimos un momento clave para salir a defenderla con la mayor claridad y convicción, y ciertamente así lo
haremos.

 

Además, es evidente que la nueva Constitución no debe ser escrita de cero, sino que tendrá necesariamente que tomar una serie de principios fundamentales, que son parte de nuestra actual Constitución, que no deberían admitir discusión y forman parte esencial de la democracia moderna. Un derecho de propiedad robusto, incluyendo propiedad intelectual (marcas, nombres de dominio y derechos de autor, etc), libertad de emprendimiento para las empresas, derecho de petición a la autoridad y Poder Judicial para poder impugnar las decisiones arbitrarias, son algunos de estos principios que deben permanecer.

 

La libertad de emprendimiento y la innovación son factores claves para el desarrollo económico en el mundo que hoy enfrentamos, así como el acceso a la tecnología y la conectividad –necesarios hasta un nivel que no imaginamos hasta 2020-, y el derecho a la privacidad de los datos.

 

Nuestro país y el mundo son muy distintos a los que eran un par de décadas atrás, y la Constitución debiera recoger las expresiones más importantes de estos cambios. Sin embargo, y como muchos han advertido, estamos muy conscientes de que, con toda la relevancia que tiene, la Constitución no es ni nunca podrá ser la respuesta a todos los anhelos y buenas intenciones que todos tenemos derecho a expresar. Para avanzar en una vida en común que entregue las condiciones para que cada cual progrese, todos debemos trabajar por el diálogo, el entendimiento y la empatía -virtudes que no son precisamente abundantes hoy en la discusión pública y por dar lo mejor para el bien común desde el ámbito de actuación de cada uno, respetando y promoviendo una institucionalidad robusta que es la que, al fin y al cabo, da respuesta a esas legítimas aspiraciones.

 

En 2020, producto de la pandemia, dimos una dura batalla que hasta hoy perdura; si algo nos ha enseñado esta experiencia es una lección de resiliencia, adaptación, humildad y fortaleza. Apliquemos estos aprendizajes para encarar con optimismo los desafíos que tenemos por delante.

 

Fernando Mora
Presidente de ANDA

 

¿Cuáles son las claves para un marketing que se adapta al futuro?

El soporte de alto nivel, la libertad para tomar decisiones y la inversión en capacitación son habilitadores críticos para lograr un cambio real y crear una organización de marketing que se ajuste al futuro, según un reciente informe de la WFA (World Federation of Advertisers).

 

“La transformación del marketing: la organización que se adapta al futuro” es el nombre de la investigación, desarrollada en conjunto con Dentsu SCHEMA, el socio estratégico de WFA para la transformación del marketing, que detecta que el estado actual de transformación varía ampliamente entre las empresas multinacionales: un 37% “apenas comienza el viaje”, un 32% “progresa bien” y un 22% está “muy avanzada”. En cada etapa, las principales barreras para una transformación exitosa del marketing se relacionan con las actitudes, las habilidades culturales y las formas de trabajar.

 

El informe identifica cinco diferencias clave entre aquellos que han progresado y aquellos que aún se encuentran en las primeras etapas:

 

  • La mitad de las organizaciones avanzadas cuentan con el apoyo activo de C-Suite en comparación con solo el 4% de las organizaciones en las primeras etapas de transformación;
  • La transformación se acelera cuando el liderazgo ejecutivo ve al marketing como un motor probado de crecimiento. Éste es el caso del 43% de las organizaciones avanzadas, pero solo del 15% de las empresas en etapa inicial;
  • Un tercio de las organizaciones avanzadas afirman que invierten significativamente en la capacitación y el desarrollo necesarios para una transformación exitosa; mientras que solo el 4% de las organizaciones en etapa inicial lo hace y el 6% de las organizaciones en maduración;
  • Las organizaciones necesitan capacidad y libertad para tener éxito. La mitad de las organizaciones avanzadas declararon que otorgaron estos elementos de manera significativa o completa en comparación con el 13% de las empresas en etapa inicial;
  • Tener una hoja de ruta de transformación clara y procesable. El 82% de las organizaciones avanzadas definen un plan claro frente al 25% de las que están en etapas iniciales.

 

Los resultados se basan en 56 encuestados ejecutivos senior que representan a 51 empresas en más de 15 sectores, con inversión de más de US$ 83 mil millones en publicidad global. “La transformación del marketing: la organización que se adapta al futuro” también destaca los desafíos clave en áreas como la estructura organizacional y las formas de trabajar. Para muchas empresas, ello significa la reingeniería de las estructuras heredadas: el 92% de los encuestados en la etapa inicial estuvieron de acuerdo en que su modelo operativo actual inhibe el éxito, mientras que éste era el caso de solo el 50% de las empresas avanzadas.

 

Se estima que los cambios clave debieran incluir pasar al “marketing en un mundo digital” en lugar de tener una estrategia de “marketing digital” aislada. Las decisiones también deben tomarse de manera más centralizada, como es el caso del 72% de las organizaciones avanzadas, en comparación con el 42% de las organizaciones en etapa inicial y el 47% de las organizaciones en etapa de maduración.

 

 

Andrés Couve, ministro de Ciencia: “La comunidad de investigación en Chile es pequeña, pero muy productiva y de excelente calidad”

“El rápido avance de nuestro proceso de vacunación es fruto de un trabajo colaborativo de muchas instituciones públicas, del personal de salud y de la ciudadanía que ha adherido de manera responsable a este proceso que busca cuidar la salud de todos y todas”, destaca el ministro de Ciencia, Andrés Couve, quien en esta entrevista habla sobre este logro y los avances en el desarrollo científico y tecnológico del país.

“De manera temprana – agrega sobre la vacunación-, junto a la comunidad científica iniciamos una estrategia para contribuir al suministro oportuno y equitativo de una vacuna segura y efectiva para el Covid-19 mediante la colaboración con laboratorios internacionales para la realización de ensayos clínicos en Chile. Eso permitió que hoy contemos con un portafolio diversificado de vacunas eficaces contra el virus -con disponibilidad hoy de Sinovac y Pfizer/BioNTech, y próximamente de Oxford/ Astrazeneca y Janssen- ya que facilitó los contactos comerciales y la colaboración científica en ensayos de fase III, que en el caso de Sinovac aseguraron dosis a precios preferentes y con entregas garantizadas”.

 

La pandemia, el cambio climático y la transformación tecnológica, cuyas nuevas exigencias sociales y económicas requieren una aproximación basada en investigación, tecnología e innovación, dice el ministro, son los desafíos urgentes, sobre los cuales piensa que el país tiene la posibilidad de instalarse protagónicamente en un espacio de liderazgo gracias a sus singularidades territoriales, socioculturales y económicas.

 

“También seguimos avanzando en otros proyectos para contribuir desde el conocimiento a un desarrollo integral y sostenible. Dentro de ellos, estamos trabajando para potenciar la formación y el despliegue laboral de jóvenes investigadores e investigadoras a través de un plan de desarrollo de talento que acompaña las trayectorias científicas para promover el incremento de la participación privada en I+D+i+e y para mejorar nuestra capacidad y cultura de datos”, agrega.

 

¿Cuál es el estado del arte del desarrollo científico y tecnológico?

La comunidad de investigación en Chile es pequeña, pero muy productiva y de excelente calidad. Si bien tenemos ocho veces menos investigadores que el promedio de la OCDE, somos un país destacado por la calidad y cantidad de nuestros trabajos científicos. Aunque se ha invertido en investigación de manera permanente desde el Estado, tenemos la tarea de incrementar el gasto público en I+D, pero también de aumentar la inversión del sector privado, donde la brecha es aún mayor. Nuestro objetivo es incorporar esta visión al desarrollo de políticas públicas, no sólo en cuanto a la inversión, sino también identificando necesidades y diseñando mecanismos para abordarlas de manera eficaz. Esto va de la mano con fortalecer el sistema haciendo más y mejor ciencia, pero más conectada, porque nuestra investigación tiene una vinculación limitada con el sector productivo, con la educación, con el mundo social y el de las políticas públicas.

 

El desafío es hacer ciencia que sea permeable, donde no solamente promovamos la investigación científica, sino también la comprendamos, y la apliquemos. Un ejemplo de eso ha sido la exitosa contribución desde la ciencia nacional para enfrentar la pandemia del Covid-19.

 

¿Cómo se proyecta esta actividad en un contexto post Covid?

La pandemia a nivel internacional ha sido un momento en el que la ciencia ha tomado un lugar central, aportando desde el trabajo colaborativo. Nos enorgullece ver que, a un año de la llegada del virus a nuestro país, la comunidad científica y de innovación ha podido contribuir en vacunas y diagnóstico, disponibilización de datos, fabricación de ventiladores mecánicos y vigilancia genómica, entre otros. El reto de la recuperación económica post Covid tendrá que apuntar a las urgencias de hoy, pero con un mirada a largo plazo, poniendo el conocimiento al centro de nuestro desarrollo social, económico y cultural.

 

“El principal aprendizaje del 2020 es que sobrevivimos”

Con la misión de ampliar la base de asociados a la organización, Juan Pardo, director de Feedback asumió la presidencia de AIM Chile (Asociación de Investigadores de Mercado y Opinión Pública) para el periodo 2021-2022. Un segundo objetivo importante para la asociación gremial era modificar los estatutos de manera que permitieran ampliar la convocatoria a otros sectores de la investigación, proceso que ya se hizo. “Básicamente estamos hablando de los institutos, universidades, centros de investigación y también, por supuesto, de personas, gente vinculada al mundo de la investigación que no necesariamente está dentro de las empresas. Para nosotros eso era súper importante porque sentíamos que restringir la vinculación a las empresas privadas podía ser una limitante. En el caso chileno, hay muchas instituciones no privadas que participan de la investigación, principalmente las universidades”, sostiene sobre una importante meta de gestión.

 

¿Qué aprendizajes les dejó 2020?

El principal es que sobrevivimos. A diferencia de otros rubros que fueron muy golpeados, la industria de la investigación ha podido sobrevivir a este período tan duro, y en una modalidad que antes no preveíamos. Conozco empresas que decidieron ya no tener oficinas fijas, porque se dieron cuenta que era perfectamente posible, con la tecnología existente, seguir funcionando de manera remota, y para eso existe el concepto de coworking, de arrendar oficinas por hora y no estar amarrado a arriendo y gastos operacionales fijos. Lo otro que también se consolidó es el tema de la formación profesional de las personas que trabajan en la industria de la investigación, porque la necesidad de tener conocimientos más expertos del área de informática, programación, diseño, es mucho más evidente ahora. Antes, tú tenías algún problema y llamabas al encargado de redes para que te revisara tu computador. Ahora tienes que saber hacer esto desde tu casa o conectarte de manera remota con alguien que te pueda ayudar. En ese sentido, hemos tenido muchos aprendizajes adaptativos para sacar el máximo provecho posible a las ventajas que nos da la tecnología.

 

¿Cómo están leyendo este año?

El 2021 es un año todavía con mucha incertidumbre. La solución definitiva al problema es lejana porque tiene que estar sobre el 70% de la población vacunada para generar algún tipo de inmunidad, y por lo tanto todas las empresas ya nos hemos hecho alguna idea de que éste es otro año de adaptación, quizás ya con el aprendizaje del 2020 encima, mucho más definido, pero está claro que no hay vuelta a la “normalidad” del primer semestre del 2019. Vamos a seguir en un modelo de funcionamiento híbrido, aquellas empresas que tienen staff profesionales más numerosos se van a ver en la obligación de ir a sistemas de turnos. Se va a privilegiar el teletrabajo en aquellos casos en que sea posible y, por supuesto, va a seguir evolucionando la tecnología, que nos va a hacer cada día más fácil el trabajo. Lo veo como un año todavía con muchos desafíos en ese sentido.

 

 

Juan Pardo, presidente de la AIM Chile.

 

Cristián Muñoz asume Decanato de la Facultad de Administración y Economía de la Usach

Creación de nuevos centros de investigación y consolidación de los ya existentes, incorporación de académicos con formación del más alto nivel y de metodologías y contenidos innovadores son parte de los proyectos que el nuevo decano de la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de Santiago de Chile, PhD. Cristián Muñoz Canales, proyecta para su gestión.

 

Muñoz es egresado de la carrera de Ingeniería Comercial con mención en Administración de la Universidad de Santiago de Chile. Se desempeñó hasta asumir el más alto cargo dentro de la facultad, como director del Departamento de Administración de la unidad mayor, entre los años 2017 y 2021. Con anterioridad, entre el año 2014 y 2017, fue vicedecano de Investigación y Postgrado de la FAE y entre 2011 y 2014, vicedecano de docencia de la facultad.

 

En 2001 ingresó a la FAE a través de un concurso público y entre 2005 y 2009 realizó su PhD. In Management, en la Universidad de Nottingham, de Reino Unido.

 

“La Facultad de Administración y Economía de la Usach entró en los últimos años en un profundo proceso de transformación que se tradujo en una inversión inédita en términos de infraestructura. En este nuevo periodo, el foco estará puesto en continuar el desarrollo poniendo énfasis en lo académico. En términos de cuerpo docente, la Facultad incorporará académicos con formación del más alto nivel, lo que permitirán aumentar tanto el impacto de la investigación que realizamos como la relación de ésta con la práctica profesional”, explica la autoridad.

 

“La docencia que hacemos incorporará metodologías y contenidos innovadores para ofrecer al medio una formación para el siglo XXI que implique competencias profesionales óptimas y una mirada amplia que permita comprender mejor los grandes cambios que la sociedad está experimentando. Finalmente, queremos fortalecer el diálogo con lo público, productivo y social para contribuir con los profesionales que las empresas e instituciones del país y el mundo necesitan para enfrentar sus propios desafíos”, concluye.

 

Lab Claro-Centro de Innovación UC 5G potenciará la transformación de las industrias

5G es la nueva generación de redes móviles considerada una disrupción a la hora de analizar el impacto que tendrá en la vida de las personas y organizaciones, gracias a su alta velocidad, gran capacidad para transportar datos y baja latencia. Para impulsar la innovación y desarrollo económico basado en esta tecnología, Claro Chile y el Centro de Innovación UC firmaron una alianza estratégica que tiene como eje central la creación de un laboratorio de vanguardia.

 

Se trata del Lab Claro-Centro de Innovación UC 5G, donde se diseñarán y probarán soluciones basadas en esta tecnología con foco en industrias como la agroforestal, donde la sensorización dotará de inteligencia a los campos; salud, con masificación de técnicas a distancia para favorecer la descentralización de la atención médica; transporte, en que de la mano de la quinta generación se buscará optimizar la experiencia de usuario y hacer más eficiente el tránsito de las ciudades; educación, donde será clave para aumentar los niveles de eficacia del aprendizaje, entre otras. Además, el Lab buscará posicionarse como un hub de innovación, tecnología y futuro con el objetivo de resolver desafíos con los principales actores del ecosistema de innovación del país.

 

 

Agua Segura: el proyecto de innovación social de Cervecería AB InBev

La escasez hídrica ya es un tema recurrente en Chile. No así las innovadoras soluciones que se han ido desarrollando. En el contexto de una sequía prolongada y falta de infraestructura en la mayoría de las comunas del país, Cervecería AB InBev emprendió un camino que integra en el corazón de su negocio, la sostenibilidad.

 

Es que la compañía cervecera, junto a unas de sus grandes marcas, Stella Artois, lanzaron un innovador proyecto de sanitización de agua para localidades con estrés hídrico en comunas como Quilicura y Til Til, que beneficiará a más de 3.500 personas. Gracias a la tecnología desarrollada por la empresa local Plasma Waters, podrán sanitizar agua mediante un sistema de plasma. Es decir, a través de agentes oxidantes, campos eléctricos y ondas de choque, se logrará eliminar el 100% de bacterias y virus que se acumulan en los contenedores de agua que proveen camiones aljibes en diversas localidades, dejándola apta para el consumo humano, y garantizando su acceso seguro. De ahí el nombre del proyecto, “Agua Segura”. Actualmente ya está en funcionamiento el primer equipo de sanitización en la Escuela Capilla
de Caleu en Til Til. El objetivo es implementar siete de estos equipos en diversas localidades que no tienen acceso a agua segura. Así, la empresa cervecera busca posicionarse como un actor relevante en la problemática nacional de escasez hídrica, y junto con ello cumplir una de sus metas globales para 2025: asegurar el acceso a agua de calidad para sus operaciones y comunidades.

 

 

De la mano de Tottus, app de última milla Fazil suma usuarios y expande cobertura

La plataforma de Falabella permite a los usuarios adquirir productos de la cadena de supermercados, con despacho express, sin la necesidad de salir de casa. Además de la Región Metropolitana, también opera en Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso y Biobío.

 

A casi un año de su lanzamiento en Tottus, Fazil la aplicación de última milla de Falabella, continúa consolidando su posición en el mercado, sumando nuevos usuarios y expandiendo su área de cobertura.

 

Por otro lado, recientemente Fazil comenzó a operar en las ciudades de Antofagasta y Concepción, nuevos mercados que se suman a las regiones Metropolitana, de Coquimbo y de Valparaíso, donde ya se encontraba disponible.

 

La plataforma permite que, sin salir de sus hogares, los usuarios puedan acceder al stock de productos disponibles en las tiendas del supermercado, con despacho express. Además, los clientes pueden programar entregas según su conveniencia, monitorear en tiempo real el estado de su pedido e interactuar con el encargado de hacer y entregar la compra.

 

Desde Tottus explican que el crecimiento de Fazil “confirma que las personas están demandando servicios que faciliten su vida y que sean confiables. Estamos enfocados en seguir perfeccionando la app y llegar a más regiones del país”.

 

La aplicación también ofrece productos del catálogo de Sodimac en algunas comunas del sector oriente de la Región Metropolitana y para los próximos meses está prevista su expansión a nuevos locales de Tottus, así como de Falabella Retail.

 

Fazil está disponible para descarga gratuita en iOS, Android y Windows y funciona con Fpay y tarjeta CMR, cuyos usuarios obtienen delivery gratis y no pagan comisión. Adicionalmente, también opera con tarjetas de crédito de otros bancos.

 

 

Nestlé recibe premio de Red Pacto Global Chile por programa Niños Saludables

Nestlé Chile ha intensificado sus acciones para continuar, pese a la pandemia, con el cumplimiento de la Agenda 2030 del Pacto Global de Naciones Unidas, la cual busca movilizar la contribución del sector privado en el país en 10 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 

Estos esfuerzos fueron reconocidos en el marco de los 20 años de la Red Pacto Global Chile, que destacó el programa Nestlé por Niños Saludables de la compañía. El premio valoró su contribución en apoyar a los padres, madres y cuidadores en su tarea de educar niños y niñas con vidas más saludables.

 

La ambición de esta iniciativa está completamente alineada con la Agenda 2030 ya que aspira que, para ese año, 50 millones de niños y niñas a nivel global hayan sido ayudados a alcanzar la meta de educar niños y niñas con vidas más saludables. Para ello, se han llevado a cabo acciones tales como liderar investigaciones hasta servicios innovadores en nutrición y estilos de vida.

 

A fin de continuar con estas acciones en pandemia, Nestlé Chile adaptó a formato digital el programa de educación nutricional temprana en colegios enmarcado en esta iniciativa, creando para ello Nutricheck, un servicio de asesorías nutricionales gratuitas y abierto a la comunidad para seguir entregando acompañamiento a padres y educadores. “Nos enorgullece ser merecedores de este reconocimiento de Pacto Global Chile, el cual nos indica que vamos por un buen camino en el compromiso que tiene Nestlé por Niños Saludables para fortalecer e intensificar las acciones para lograr un mundo mejor para las comunidades, las personas y el planeta”, dijo Raúl Troncoso, Líder de Sustentabilidad Corporativa y CVC de Nestlé Chile.