No hay vuelta atrás: la flexibilidad se apodera del mundo laboral

Compartir en:

Manejo de tus propios horarios, mayor independencia y todo lo que conlleva la flexibilidad laboral, son alternativas cada vez más atractivas para quienes buscan conciliar la vida laboral y personal/familiar.  

Santiago. julio de 2022. Una de las grandes herencias de la pandemia del COVID es, sin ninguna duda, el cambio que se ha generado en el mundo laboral. Para la mayor parte de las compañías ha sido muy complejo volver a la forma de trabajo existente en 2019, en parte porque la pandemia no ha terminado aún, pero también debido a la determinación de empresas y colaboradores de mantener algunas ventajas descubiertas de una cultura de trabajo más flexible.  

En nuestro país, la decisión del Gobierno de adelantar las vacaciones de invierno de los colegios, extendiendo su duración a 25 días, reflotó la reflexión sobre el modo de trabajar que debemos ocupar, volviendo a discutirse distintas posturas sobre cuál es la modalidad más eficiente, adecuada y productiva para los trabajadores y para las compañías.  

Es así como el trabajo flexible surge como una opción acertada para quienes prefieren manejar sus tiempos en base a sus propias necesidades, es decir, trabajar cuando puedan y quieran.  

“La flexibilidad en el trabajo requiere de diversas aptitudes que deben desarrollarse tanto desde los colaboradores como desde el liderazgo”, explica Omar Sales, gerente de Comercial para WeWork Chile. “En este periodo, hemos visto cuán relevante es la capacidad de delegar y traspasar requerimientos desde los directivos, pero también hemos visto a colaboradores mucho más orientados a las metas y autónomos. Solo así es posible mantener estructuras de trabajo saludables”, añade el ejecutivo de WeWork. 

Trabajos más flexibles: una tendencia al alza 

Como en muchos ámbitos, son las startups los principales motores de cambio en el mundo privado. Estas empresas, al ser más dinámicas y flexibles, suelen ser más innovadoras y receptivas a los cambios, razón por la cual diversas startups han llegado a ofrecer empleos basados en un formato 100% flexible. Un ejemplo de ello es el caso de Time Jobs, plataforma que conecta trabajadores independientes y preparados (Jobbers) con las empresas, ofreciendo diversos servicios.  

José Manuel Barros, CEO y cofundador de Time Jobs, explica las distintas ventajas de esta modalidad:

“El trabajo flexible entrega un grado de independencia que no te da ningún otro trabajo; ya sea por motivos económicos o por la compatibilización con otras funciones, bajo esta modalidad tú decides cuándo sales a trabajar y por cuánto tiempo quieres mantenerte trabajando. En el caso de que necesites quedarte en casa por algún motivo en particular, esa decisión es completamente tuya”, concluye. 

El modelo híbrido -que combina teletrabajo con presencialidad- es el que lleva la ventaja en materia de preferencias en la actualidad. Pero este sistema implica buscar un correcto equilibrio para su funcionamiento. Por una parte, el trabajo en casa tiene el desafío de conciliar la vida laboral con la familiar. Y, por otro lado, el trabajo 100% presencial para muchos ya parece una opción inviable, por ineficiencias en los traslados o, simplemente, por no entender por qué ese modelo podría ser necesario en la actualidad.  

Habiendo distintos y relevantes factores en juego, las empresas ya recibieron el mensaje. Si bien cada una toma sus propias decisiones, el consenso está en que hay que actuar y adaptarse a las necesidades de los colaboradores y la organización completa.   

Cristián Tala, emprendedor e inversionista insiste en la importancia de que las empresas escuchen y pongan atención a las necesidades de sus trabajadores, pero, a la vez, los liderazgos deben ser capaces de tomar la mejor decisión para el óptimo funcionamiento de las compañías.  

Hay que ir viendo caso a caso cómo funcionan las distintas industrias bajo los diversos modelos de trabajo, analizando todas las variables: productividad, necesidades, eficiencia, salud mental, entre muchas otras. Escuchar a los colaboradores y ver cuáles son sus preferencias es fundamental para el correcto funcionamiento de una organización, pero también es clave reconocer cuál es el método que resulta más útil y eficiente para la compañía”, señala.

También te podría interesar: Valor de las fusiones y adquisiciones podría alcanzar los 4,7 billones de dólares a finales de año

Skip to content