Start-Up Atando Cabos recibirá $10 millones para impulsar proyecto sustentable

Compartir en:

Atando Cabos es el proyecto de Maite Ahumada y Michel Compagnon que ganó Accelerator 100+, iniciativa liderada por Cervecería AB InBev junto a Socialab para encontrar soluciones innovadoras a las principales problemáticas que hoy enfrenta la industria cervecera en materia de sostenibilidad.

En un pitch final online, donde participaron como jurado importantes panelistas – entre los que destaca el High Level Climate Action Champion de la COP25, Gonzalo Muñoz y la jefa de la División de Economía Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente, Tatiana García – evaluaron los diez proyectos finalistas, escogiendo éste como el ganador de la aceleradora.

“Estamos muy contentos con el resultado de esta iniciativa pionera en Chile, a través de la cual comenzaremos a trabajar junto al emprendimiento Atando Cabos, para desarrollar su proyecto y ayudar a las distintas industrias a tener procesos más sustentables que vayan en línea con el cuidado del medio ambiente que hoy necesita el mundo. Como compañía nos hemos puesto ambiciosos desafíos en materia de sustentabilidad, pero sin duda con el apoyo de nuestros trabajadores y agentes externos, como los emprendedores y start-ups, podremos cumplirlos e incluso superarlos”, señaló José Antonio Alonso, gerente de Asuntos Corporativos de la compañía.

Esta iniciativa que se desarrolla a nivel mundial – en países como Paraguay, Brasil, EEUU, entre otros – llega a nuestro país en un momento clave, donde es fundamental incentivar el emprendimiento y darle fuerza a un sector que tiene por mucho que aportar.  A través de Accelerator 100+, el ganador recibirá $10.000.000 para implementar y desarrollar su proyecto, además de un cupo para participar el año 2021 en el programa global de Accelerator 100+ en AmBev, Brasil.

“Estamos muy felices y orgullosos de este premio. Muchas gracias al jurado y a Cervececería AB InBev. Con todo lo que está pasando hoy, se ve que las empresas tienen un corazón sustentable y la sustentabilidad está en el core. Esto hace más resilente todo y eso queda demostrado con lo que está haciendo AB InBev, de que se quieran asociar a empresas como nosotros, que empujamos desde la sustentabilidad y medio ambiente”, señaló Michel Compagnon, quien resultó ganador del concurso en el que participaron más de 80 emprendedores y start-ups a lo largo de todo el país.

Respecto a esta importante iniciativa que desarrolla la empresa cervecera, Gonzalo Muñoz destacó la lógica con la que Cervecería AB InBev montó la iniciativa y la convocatoria que tuvieron. “La tarea del jurado no fue fácil en cuanto a encontrar aquella empresa que no sólo tuviera una solución a un problema concreto, sino que también fuera fácilmente integrable con las necesidades de la compañía y que resultara ser potencialmente escalable y haya mostrado las capacidades para ello. En ese sentido, Atando Cabos es un muy buen ganador”. 

Los otros 9 proyectos finalistas, también son ganadores ya que podrán acelerar sus proyectos en la compañía durante  seis meses. Entre ellos se destacan emprendimientos nacionales reconocidos como Redciclach, Remote Waters, FreshWater Solutions, Kilimo, Reciclapp, De Bagazo a Granola PRO y B-Cycle. 

Atando Cabos: Construyendo una solución real a los desechos plásticos del mar

Este emprendimiento surge del sueño de restaurar las costas y el ecosistema de nuestro país. En alianza con Recollect y Comberplast, Maite y Michel recolectan desechos plásticos que terminan entre playas, islas y fiordos, para transformarlos en materia prima y reincorporarlos a la cadena productiva como productos reciclables de larga duración, aportando así a una economía circular.

Así, a través de un proceso de I+D, Atando Cabos desarrolló un modelo de valorización, haciendo rentable la transformación de residuos a un recurso, haciendo rentable un material más económico que el virgen y que mantenga los estándares de calidad.

Esto ha permitido generar un triple impacto: económico, social y también ambiental. Se han creado empleos en las zonas de recuperación, capacitando a pescadores artesanales y trabajando de manera colaborativa con organizaciones gremiales.

Solo en 2018 lograron reciclar más de 800 toneladas de desechos.