Un clásico lleno de energía

Milón, un atleta de la Antigua Grecia, luchador célebre por su fuerza, fue quien inspiró la creación de la marca Milo en la década de 1930 en Australia, que nació como un saborizante para la leche diferente a lo que existía en ese momento, que además entregara energía proveniente del cereal, las vitaminas y minerales para alcanzar las metas del día a día. Así comienza la historia de este clásico producto de Nestlé que hace 83 años se fabrica en Chile en la fábrica de Graneros.

 

Desde ese momento y hasta hoy, mueve a Milo el propósito de “nutrir el camino hacia el éxito de los niños con energía nutritiva y la inspiración para crecer haciendo deporte”. Así, es el único saborizante en el mercado que contiene ACTIV-GO, una combinación exclusiva de cereal, vitaminas y minerales que, al mezclarse con leche y cacao, entrega a los niños la energía que necesitan a diario.

 

“El propósito de la marca se basa en que el deporte es un “Gran Profesor” y que, a través de él, los niños aprenden valores que los acompañarán durante su vida y los ayudan a un mejor desarrollo personal.
Es por eso que Milo en Chile, desde 1981, ha creado instancias deportivas gratuitas para llegar a la mayor cantidad de participantes. La más importante es el tour de corridas Milo, que este año cumple su duodécima versión. Pero también ha promovido eventos de otros deportes como tenis, básquetbol, o campeonatos de skate, bicicleta, futbolito, nieve, surf, entre otros”, detalla María Cristina Yoma, Marketing Manager Bebidas de Nestlé.

 

Siendo una marca que siempre ha puesto a los niños como protagonistas, ha ido evolucionando con ellos para entregarles el producto y las actividades que necesitan, por ejemplo, buscando siempre mejorar su receta en lo nutricional.

 

Una marca que une generaciones

“Milo es la marca líder del mercado y desde que está presente en Chile, hace 83 años, ha logrado ocupar un lugar importante en el corazón de los chilenos. Hoy 7 de cada 10 niños consumen Milo para acompañar su leche, les encanta su sabor, y como es una bebida en base a cereal, tiene un sabor característico, que ellos lo llama el ‘sabor Milo’. Además, la marca tiene una conexión emocional con muchos chilenos. Varios se han criado tomando Milo y hoy incluso algunas familias tienen a 4 generaciones que han crecido tomándolo y ha sido una parte irremplazable de su crecimiento”, afirma María Cristina.

 

Actualmente, tiene dos tipos de productos para niños: el saborizante en polvo que se consume en la casa, ya sea para empezar el día o en la once; y su formato en cajita para llevar a todas partes, ahora con bombillas de papel, siguiendo el compromiso de cuidar el medio ambiente para los futuros “campeones”.

 

Sin quedarse atrás, en octubre del 2020, sacó un nuevo producto enfocado en un target adultos, “MILO® Protein Up”, un producto que, preparado en un vaso de leche, aporta 12 g de proteínas de alta calidad, especial para cuando se necesita más energía o para después de hacer deporte, considerando que las proteínas son un nutriente clave para acompañar en un estilo de vida activo puesto que contribuyen a mantener el estado y funcionamiento de huesos y músculos.

 

Siempre junto al deporte

Desde hace unos años, Milo empezó a trabajar en la igualdad de género con acciones claras en sus actividades deportivas. Por ejemplo, todos sus eventos son mixtos con premios en ambas categorías, y fue el primero en hacer una copa de Futbolito Mixta en el 2019.

 

Es una marca que constantemente se encarga de organizar actividades deportivas gratuitas para fomentar el deporte en los niños, posicionándose como una marca cercana que lleva años siendo parte del hogar de los chilenos y acercarse a la familia a través del deporte. Ejemplo de ello son las “Corridas Tour MILO®”, que se realiza hace 12 años. Se trata de un tour que visita varias ciudades con una corrida gratuita y congrega anualmente a más de 15.000 niños con sus amigos y familias.

 

Otro de los eventos más grandes es la “Copa MILO®”, evento que comenzó a realizarse en 2019 y cuya segunda versión no pudo desarrollarse debido a la pandemia. Es una copa que recorre más de 10 ciudades y que hace participar a más de 5.000 niños en equipos mixtos, fomentando siempre la igualdad de género y el trabajo en equipo.

 

María Cristina cuenta que “durante la pandemia, han sido muchos los niños que nos han contactado por las redes sociales para preguntarnos cuándo volveremos a realizar los eventos deportivos. Eso nos demuestra lo importante que son las iniciativas que impulsa Milo. Como marca estamos convencidos de que el deporte es un gran profesor y que les enseña valores a los niños para toda la vida”.

 

Otro pilar relevante para la marca es la generación de alianzas con fundaciones deportivas, tales como “Tenis para Chile”, “Fútbol Más” y “Fundación Clubes”, que se concretará este año. Todastienen como principal objetivo acercar el deporte a niños vulnerables, entregándoles herramientas y oportunidades de hacer deporte, sociabilizar con otros niños y aprender junto a profesores. “El último año ha sido distinto, pero no por eso estuvimos ausentes. Nos reinventamos y creamos una plataforma deportiva para seguir entregando los valores del deporte. El año 2020 se creó la primera copa digital por medio de challenges deportivos, para que los niños participaran desde sus casas. Se crearon filtros de Instagram: uno con 4 ejercicios deportivos (flexiones, sentadillas, patinador y estocadas), otro con diferentes desafíos para los niños como entrenamientos de fútbol con profesores del Barcelona FCB. Además, en conjunto con Fundación Futbol Más, con quienes desde hace 4 años tenemos una alianza, ayudamos a ampliar entrenamientos y ejercicios que ellos realizaban en sus plataformas para mantener vivo el deporte a pesar de la pandemia”, concluye la ejecutiva sobre este desafiante periodo que motivó a esta marca clásica a adaptar su propuesta a las circunstancias sin perder su esencia.

 

 

Compartir en: