Un año para conectar con la identidad nacional

CAROLINA CUEVAS, PRESIDENTA DEL CONSEJO NACIONAL DE TELEVISIÓN, VALORA LA POTENCIALIDAD DE LA INDUSTRIA CREATIVA PARA DESARROLLAR CONTENIDOS DE CALIDAD, ASÍ COMO EL APORTE DEL MEDIO A LA DEMOCRACIA.

 

“Creemos firmemente que es un año de valiosas oportunidades para conectar con las necesidades de las personas y con la identidad nacional”, dice Carolina Cuevas, presidenta del Consejo Nacional de Televisión, sobre sus expectativas en este cargo, que asumió a principios de año.

 

“Si buscamos construir un país más democrático, es muy relevante enfocarse en las audiencias que históricamente han sido desatendidas en la televisión abierta y que han sido los que más han necesitado de la compañía de la televisión en el último tiempo, las personas mayores y el público infantil, junto con generar contenidos de calidad. Creo que la televisión puede aportar a la entretención como también al cambio cultural, educando e informando a las audiencias y, para esto, considero fundamental impulsar el trabajo colaborativo con todos los actores de la industria para abrir espacios a contenidos que se ajusten a la realidad actual de Chile y a sus transformaciones
sociales”, agrega.

 

En ese sentido, afirma que existe una industria creativa independiente cargada de potencial, talentos e historias que contar, complicada por la pandemia. Es un año –dice- para potenciar el fomento y la financiación de proyectos en todo el país para diversificar los contenidos y fortalecer la identidad nacional, junto con explorar su difusión a nivel internacional y posicionar la imagen país en la industria audiovisual.

 

El desafío de la franja electoral

 

El principal desafío que Carolina Cuevas ha tenido ha sido el desarrollo de la franja electoral de Convencionales Constituyentes. “Fue un proceso inédito y excepcional que operativamente fue sumamente complejo. Recordemos que 72 horas antes de empezar a recibir el material se publicó la Reforma Constitucional que sumó tiempo adicional para los independientes, además teníamos 1.373 candidaturas que debían hacer uso de esta vitrina política y que, además, se desarrolló en pandemia, con todas las restricciones sanitarias”, explica. 

 

Además, destaca que “no se pusieron en duda tanto la pertinencia como eficacia de muchos aspectos técnicos y logísticos del proceso. Por ejemplo, si la distribución del tiempo era la adecuada o si se debía flexibilizar o no la normativa dado el escenario particular de la pandemia”. Valora asimismo el esfuerzo de los canales de televisión, al ceder gratuitamente el espacio de la franja, en este caso, dos bloques de casi 19 minutos cada uno, en tanto TVN apoyó digitalizando la recepción de material y dar la opción a las candidaturas de enviar material vía remota. “Sacamos un saldo positivo respecto del aprendizaje que tuvimos como organismo y de la oportunidad que encontramos de modernizar el proceso desde el punto de vista operativo y de cara a las próximas franjas. Como toda política pública de hace 30 años, creemos que hay espacio para evaluar y rediseñar la franja electoral como espacio televisivo”, reflexiona. 

 

Para este año, se plantea trabajar en la modernización del organismo, tanto en sus procesos internos como de cara a la ciudadanía.

 

Sobre el rol de la televisión en el momento actual, piensa que es relevante en el fortalecimiento de la democracia y el avance de un cambio cultural necesario, considerando que existen 2,5 televisores por hogar y las audiencias están consumiendo cerca de 8 horas diarias de televisión al día, en su mayoría contenidos de noticieros y matinales. “Es importante que se fomente la rigurosidad periodística, el pluralismo y el respeto a la dignidad de las personas, para que este medio de comunicación se convierta en un tejido que aporte a la construcción de un Chile informado, dialogante, unido y por, sobre todo, con paz”, concluye.

 

Carolina Cuevas, presidenta del Consejo Nacional de Televisión

Image 1 of 1

Compartir en: