Preguntas y respuestas

La transformación es la constante de nuestros días. Nos tocó vivir en la era de la hiperconexión, que cambia a la humanidad y, entre otras cosas, provoca la mayor transformación en la historia del marketing; la tecnología y el uso de los datos han revolucionado la forma de relacionarnos con las personas.

 

Somos parte, además, de un país que demanda profundos cambios económicos, sociales y culturales. Los consumidores esperan más de sus marcas, tienen altas expectativas y piden un rol activo para el bienestar de la sociedad. Esperan atención 24/7 y están siempre monitoreando lo que hacemos y decimos. Tener un propósito relevante y ser coherentes con él es crítico.

 

La pandemia ha acelerado la transformación digital, motivando nuevos hábitos de consumo y una nueva realidad que nos exige ser marcas conscientes, responsables, empáticas y oportunas en la contención y solución de necesidades. Debemos mejorar los estándares de transparencia en el manejo de los datos, aspecto que impacta directamente en la confianza, y propiciar una evolución inteligente en su uso, que permita conexiones efectivas y relevantes. Coexistimos con un ecosistema de medios en profunda transformación, donde las marcas tienen que estar alertas ante los riesgos y el fraude publicitario, que debemos combatir con fuerza y tolerancia cero, exigiendo estándares de seguridad rigurosos.

 

Se suman los desafíos sociales y medioambientales, que nos invitan a pensar en nuevos modelos de negocios donde el marketing es estratégico, genera crecimiento rentable y crea valor para la sociedad. El nuevo marketing debe ser inclusivo e integrador, los estereotipos de género o de cualquier tipo no tienen cabida. Estamos llamados a liderar el cambio cultural contra la discriminación.

 

¿Qué rol asumimos para construir una mejor sociedad? ¿Cómo construimos marcas robustas que aporten valor a las personas? ¿Cómo hacemos el mejor marketing en un mundo digital? ¿Hasta qué punto podemos usar los datos? ¿Cómo usamos las plataformas digitales? ¿Qué tan responsables somos de promover como avisadores plataformas que divulgan noticias falsas? ¿Cómo promovemos la autorregulación y defendemos la libertad de expresión comercial? ¿Cómo trabajamos para recuperar la confianza de la ciudadanía?

 

Son tantas preguntas que nos hacemos todos los días, y que buscamos responder con el trabajo de toda la comunidad de marketing. Una de las respuestas más potentes es la autorregulación, con un
sistema que es un ejemplo: el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria, Conar. Como dice su presidente en esta edición, hacer las cosas bien es la única respuesta posible ante los cuestionamientos y la pérdida de confianza de la sociedad. Contamos con un Código de Ética Publicitaria actualizado, un camino infalible para orientar una comunicación comercial respetuosa y transparente. Todo este sistema es un orgullo para nuestra comunidad y un modelo mirado con interés por otras industrias que necesitan sistematizar sus orientaciones éticas y buenas prácticas.

 

Aprovechemos lo que ya hemos construido para poder avanzar en un mundo incierto. Por nuestra parte, en ANDA, somos un espacio de reflexión, orientación e intercambio de conocimientos y buenas prácticas que siempre serán fuente de inspiración. Más que nunca, somos la voz de los anunciantes frente a las autoridades y la comunidad, promoviendo un debate informado que ayude a perfeccionar nuestra industria.

 

Fernando Mora Aspe, Presidente de ANDA

Image 1 of 1

Compartir en: