La magia de combinar datos y creatividad

Pablo Sommer, Managing Director de MRM Chile, enfatiza en la importancia de crear relaciones auténticas entre marcas y personas, basadas en un profundo conocimiento que es posible gracias a la data.

 

Cuando hablamos de datos tendemos a pensar en fríos números, fórmulas y estadísticas, pero es el insumo vital para entender lo que pasa con las personas, lo que les gusta y necesitan. “Los datos son el oxígeno para todo lo que hacemos”, grafica Pablo Sommer, Managing Director de MRM Chile.

 

“Hoy por hoy, la riqueza de la información que existe nos permite crear mensajes híper personalizados y que sean genuinamente relevantes para las audiencias de las marcas con las que trabajamos”, afirma.

 

Para el experto, lo importante es que las marcas construyan relaciones con sus audiencias, apuntando hacia lo que MRM denomina Total Human Experience, para lo cual los datos son claves para entender y construir sobre ese conocimiento. “Las relaciones están literalmente en el centro de nuestra compañía, nosotros creemos que no hay nada más esencial. Nuestra misión es ayudar a los negocios a construir relaciones significativas con las personas, y éstas son frágiles, requieren dedicación, y es por eso que nosotros, cuando ayudamos a las empresas a crecer sobre las relaciones, ofrecemos a través de nuestros desarrollos las mejores experiencias posibles para todos los involucrados en el proceso de negocio: los clientes de nuestros clientes, los partners, influencers, empleados, etc. De esta manera se crean las condiciones para que los negocios florezcan y crezcan”.

 

Un abordaje de este tipo considera desarrollar experiencias únicas, significativas y uniformes de la marca en todos los puntos de contacto donde ésta interactúa con su cliente final. En muchos casos, además, se trabaja en la transformación de la organización o estructura de marketing de la compañía, la experiencia del cliente o la gestión de la data, de forma de partir por mejorar la experiencia de los propios trabajadores. “Para nuestros abordajes estratégicos buscamos la intersección de los datos, la tecnología y la creatividad, y ahí es donde surge la magia”, asegura Sommer, y advierte: “Vivimos un momento de una transformación híper disruptiva, de alguna manera es una nueva revolución industrial, lo que algunos llaman la revolución 4.0, y vivir en este mundo nos obliga a todas las organizaciones a poner la innovación, la creatividad y la agilidad en el centro de nuestra agenda, sobre todo porque, al vivir en un mundo tan volátil, incierto, complejo y ambiguo, es necesario que desafiemos las formas tradicionales y establecidas de cómo hacer las cosas”, agrega.

 

Por eso, el foco del marketing de hoy debe estar genuinamente centrado en el cliente, buscando resolver problemas de la vida de las personas y, a partir de eso, desarrollar oportunidades de negocio. “Eso puede surgir a partir del desarrollo de productos, normalmente digitales, que es donde hoy tenemos las mayores oportunidades para escalar la propuesta de valor de las compañías, y de esa manera poder evolucionar constantemente lo que estamos haciendo”, dice Sommer.

 

Este enfoque es válido para cualquier marca, ya sea B2B, B2C o cualquiera de los espacios en los cuales las organizaciones necesitan asegurar su relevancia en el contexto actual, el que sigue evolucionando
constantemente no solo por la situación de la pandemia sino porque, al acelerarse los cambios en los hábitos y comportamientos, lo digital comienza a ser un elemento que está en la vida de todas las personas.

 

“Para nuestros abordajes estratégicos buscamos la intersección de los datos, la tecnología y la creatividad, y ahí es donde surge la magia”.

 

Expectativas líquidas

Pablo Sommer llama a poner atención al concepto de “expectativas líquidas”, que hace referencia a la frustración y cambio de marca que hacen los consumidores si, por la razón que sea, sus expectativas no son satisfechas. “El consumidor hoy está acostumbrado a que todo funcione bien y rápido, por lo que cualquier fricción en su interacción con una marca puede inducirlo a abandonarla”.

 

Tener presente esta realidad debiera implicar para las marcas hacer un esfuerzo constante por conocer y entender a su consumidor, así como pensar en la transformación que la organización necesita para cumplir con esas expectativas y ser relevantes en la mente de esos consumidores.

 

“Si nos aseguramos de que generamos experiencias que están genuinamente centradas en nuestros usuarios y clientes, y eso parte de un entendimiento completo de ellos, vamos a poder lograr no solo cumplir con sus expectativas, sino ir evolucionando junto a ellos en las expectativas que tienen y que tendrán. Como usuarios nos encontramos todos los días con nuevos productos y servicios que resuelven problemas de la vida cotidiana, y eso tiene que ver con que hay organizaciones que están constantemente buscando cómo hacer eso. Eso sucede asegurando que podemos personalizar todo para nuestros usuarios”.

 

Sommer enfatiza en que debe haber total claridad sobre el modelo y la cultura de la organización que permiten hacer una estrategia de Total Human Experience, por lo que el foco no está solo en la comunicación final hacia las audiencias. “Nos involucramos con nuestros clientes para transformar sus organizaciones y, a partir de eso, desarrollar crecimiento de sus negocios y nuevas formas de hacer las cosas para, en definitiva, ofrecer experiencias que sean significativas para todos sus clientes. Desde aquí desarrollamos relatos que cuenten esas experiencias de manera significativa a través de los canales adecuados para alcanzar a las audiencias relevantes para el negocio del cliente”.

 

Pablo Sommer, Managing Director de MRM Chile

Image 1 of 1

Compartir en: