Juan Sutil: “El proceso de reactivación tiene mucha relación con la confianza”

Con la mirada puesta en el debate constitucional y la reactivación, el presidente de la CPC encara el nuevo año pidiendo acuerdos sobre el país que se quiere construir.

Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, CPC, considera fundamental que la empresa, a través de empresarios y trabajadores, participe de la construcción de contenidos para la nueva Constitución. “La empresa es el motor del desarrollo y el crecimiento y, por lo tanto, la empresa tiene el deber de manifestar sus planteamientos”, sostiene en esta entrevista para Marcas y Marketing.

 

*

Image 1 of 2

¿Cuál es su visión de los efectos que ha dejado la pandemia y las señales de reactivación y cómo visualiza el rol de las empresas en este proceso?

Espero que en Chile seamos lo más sólidos y responsables en el sentido de que sigamos cuidándonos, porque de lo contrario vamos a tener un rebrote y todos vemos lo que está pasando al respecto en Europa, donde los rebrotes son complejos, bravos y difíciles. Ahora, qué queda después de este drama que es la pandemia; quedan varias lecciones. Primero, que Chile logró prepararse a tiempo, tuvo una capacidad hospitalaria que no colapsó como en otros países, especialmente los desarrollados como España, Italia, Francia, incluso Alemania. Hay que pensar que la primera ministra Angela Merkel, dijo que estaban al borde de colapsar con el segundo brote, y eso en Chile no ocurrió y espero que no ocurra.

Creo que es una gran lección que debiera hacernos sentir muy orgullosos. Y finalmente, dentro de lo negativo de esta pandemia, tenemos que lamentar mucha gente que ha fallecido, eso es lo más duro; y también tenemos que lamentar la pérdida de fuentes laborales para mucha gente. Eso no solo ocurrió en Chile sino que en todas las latitudes del mundo, con todos los sistemas políticos y económicos del mundo. La pandemia actuó de la misma forma, con la misma fuerza y la misma crudeza. En ese sentido, creo que dentro de las cosas positivas, hay que considerar la fortaleza de la economía chilena en poder seguir recuperando y retomando su reactivación, empleo y capacidad. Eso también es notable: dentro de lo malo, por lo menos tener esas señales que dan esperanza de futuro.

 

¿Las medidas que se han tomado apuntan en la dirección correcta, qué faltaría por hacer?

Gran parte del proceso de reactivación tiene mucha relación con la confianza, y la confianza tiene mucha relación con la capacidad de todos los actores de ponerse de acuerdo en el Chile que queremos desarrollar. Y en ese sentido, creo que es muy importante que el sector político, me refiero tanto al gobierno como a los parlamentarios y a los partidos, tomen consciencia de la importancia de la lección que deja el plebiscito y de la importancia de ponernos de acuerdo rápidamente en los contenidos del futuro del país, para que eso se transforme en un suelo fértil y fecundo para que haya inversión.

No hay que olvidarse que gran parte de la inversión chilena viene del extranjero, y por lo tanto, nosotros tenemos que actuar con seriedad, respeto y sentido de futuro, y no pensar que este proceso puede tener un retroceso que nos pueda llevar a perder el rumbo respecto de la seriedad que Chile requiere para su futuro.

 

¿Cuál es su evaluación de la forma cómo se ha llevado a cabo el proceso constitucional?

La evaluación del plebiscito es positiva porque les está mostrando a los políticos y a la política en general que, de alguna forma, Chile quiere un país mejor y también una política de mejor robustez y calidad. Eso es una señal muy importante que no sé si los políticos están considerando. Cuando tú ves las trincheras y las riñas que hay, especialmente en el Congreso, tú te paras y dices ‘bueno, qué está pasando’, y lo que está pasando es que hay bastante desorden. Un ejemplo de eso es que gran parte de los economistas de centro izquierda, centro y centro derecha y todos los organismos internacionales están diciendo ‘ustedes están cometiendo un error garrafal’ y se insiste en una política pública como el retiro del segundo 10%, entonces al final tú dices ‘en qué estamos, cuál es el país que queremos’, y de esta manera, claramente, lo que estamos haciendo es promoviendo políticas públicas muy discutibles de corto plazo sobre políticas públicas necesarias de largo plazo, como es la jubilación y la necesidad de ahorrar durante la vida laboral, y no gastarse antes la plata. Si no actuamos seriamente pensando en el futuro, es muy poco probable que el país pueda avanzar sostenidamente.

 

En relación a la nueva Constitución, ¿Cuáles son los lineamientos que espera que se consideren?

Para mí lo más relevante es entender que hay principios básicos que son muy importantes de proteger, como por ejemplo, robustecer la democracia, las instituciones, entender que hay pilares que son fundamentales para que el país pueda pensar seriamente hacia el futuro, como son la autonomía del Banco Central, un sistema financiero sólido y profundo, que permite que la gente tenga estabilidad, que pueda comprar una casa pagadera a 20 o 30 años, que los financiamientos sean a tasa de UF + 3 como están hoy día y no como otros países, incluyendo Argentina, donde ni siquiera existe crédito a largo plazo y nadie puede comprar una casa. También es importante que haya regla fiscal y apertura económica.

Todos esos pilares son fundamentales, y yo diría que también, como segunda etapa, es muy importante la modernización del Estado, evitar su captura. Hoy gran parte del Estado está capturado por grupos de poder político, las mismas personas, hay un estatuto administrativo que impide la meritocracia en el sistema administrativo, y también hay que pensar en cuál va a ser el acuerdo social a largo plazo y el acuerdo tributario que se requiere para poder llevarlo adelante. Pero sobre todo, sin esos 4 pilares que indico, es imposible que haya recursos. Hoy, todos los países donde se ha retrocedido en términos de la libertad de emprender y de desarrollar, están sumidos en la pobreza y el desastre. Ejemplos claros son Argentina, que para mí es muy decidor de lo que no puede hacer un país como Chile.

 

¿Qué valor asigna a la libertad de expresión comercial y la autorregulación como elementos para considerar en la Constitución?

Cuando estás hablando de robustecer la democracia y las instituciones, parte de la democracia es la libertad de emprender, de expresarse, de educarse y, básicamente, la Convención Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas reúne todas esas condiciones, incluyendo el derecho de propiedad y el fortalecimiento de todos esos pilares. Si tú no los tienes, lo grave es que se pierde efectividad, dinamismo, competencia, no puedes avanzar en crecimiento, y eso es lo que yo creo que Chile tiene que entender.

Hoy día, la fórmula para lograr el desarrollo está previamente escrita. Es cosa de ver cómo lo han hecho de bien países como Nueva Zelanda, que es un país laborista, social-demócrata, o Australia, que se mueve entre la democracia liberal y la social democracia, o los países europeos, y todas las reglas que de alguna forma proponen los sectores más radicales de izquierda han sido siempre un fracaso, desde la caída del muro de Berlín.

 

¿Cuál será el rol que tomará el gremio en el debate constitucional?

Nosotros tenemos que salir a la cancha, es fundamental hacerlo. La empresa es el motor del desarrollo y el crecimiento y, por lo tanto, la empresa tiene el deber de manifestar sus planteamientos. Y en este caso, quienes representan a la empresa que son los empresarios y sus trabajadores, tienen que mostrar los caminos para continuar el avance del crecimiento, desarrollo y estabilidad. Y de ahí, claramente hay varias circunstancias que nosotros, en su minuto, por supuesto vamos a apoyar.

Aquellos que quieran ser candidatos en forma personal, porque aquí estamos hablando de cosas personales, encantados de promoverlos, porque creemos que es un aporte. Así como puede ser un abogado o un periodista, también es un buen aporte que sea un dirigente sindical o un empresario. Y por otro lado, tenemos el convencimiento de la importancia de lo que es emprender, hacer empresa, de la ética empresarial y, por lo tanto, todos esos elementos tan relevantes tienen que estar arriba de la mesa en el momento de la discusión y toma de decisiones. En ese aspecto, tenemos que tratar de influenciar lo más posible en términos positivos con nuestros planteamientos, así como tiene legítimo derecho cualquier otro a plantear ése u otro planteamiento.

 

¿Qué está pasando con la confianza, cómo la recuperamos?

Cuando un matrimonio se fractura, hay dos caminos: recriminar permanentemente cuando se recompone, o asumir que hubo una fractura y que uno tiene que construir para el futuro de los hijos, los nietos, la convivencia de la familia, y saber perdonar. Yo creo que Chile tiene que optar por ese camino, tiene que decir ‘ok, aquí han sucedido cosas; en materia de financiamiento político, son tan culpables los políticos como quienes financiaron al margen de la ley. En materia empresarial también hubo algunos casos que bien conocemos que salen de la ética, y eso no puede volver a suceder. Pero no podemos estar todo el día diciéndole a la señora ‘te metiste con el vecino’, y tampoco podemos decírselo a un señor que es un político.

Y creo yo que eso mismo ocurre con las instituciones religiosas, las instituciones públicas. Tenemos que cambiar el discurso de alguna forma destructivo que se está instalando, y que va generando también un rechazo de parte de la sociedad, de las personas que están más lejos, que más distancia toman y más molestia les genera. En Chile y en el mundo pasaron muchas cosas que son fruto también de la transparencia, la transformación digital, las redes sociales, y eso hizo cambiar el sistema. Ahí nosotros tenemos que decir ‘esto ya cambió, se solucionó, se están tomando todas las medidas legislativas, del punto de vista interno en el caso de las empresas con sus gobiernos corporativos, comités de ética’, y uno no puede seguir contando el cuento de que el señor hizo tal cosa en tal fecha. En ese sentido, la sociedad tiene que hacer un cambio, porque si no tendríamos que estar permanentemente diciendo que la política tampoco ha hecho lo suyo y el país fue destruido en ciertas épocas de la historia, y la política fue negligente, pero pucha, dejemos atrás eso y avancemos en el país que queremos construir.

 

¿Entonces para 2021 las grandes tareas del gremio son reactivación y debate constitucional?

Yo creo que sí, no se te olvide que los empresarios tenemos el peso, nos pasa como a las hormigas que llevan una hoja que pesa más que ellas. Tenemos que sacar fuerza, llevar ese peso, sacarlo adelante, porque de eso depende también el bienestar futuro de todos los chilenos. Tenemos que estar ahí, entrar en el debate, y hacer ver la importancia del sector productivo en el día a día de nuestro quehacer. Es fundamental entenderlo así.

Marcas & Marketing

Compartir en: