Fernando Sánchez, gerente general de Fundación País Digital: “La transformación digital no se trata de digitalizar, sino de generar más valor para las personas, las instituciones y las empresas”

LA PANDEMIA PERMITIÓ ENTENDER Y SACAR PROVECHO A LOS BENEFICIOS DE LA TECNOLOGÍA Y ACELERÓ EN 5 A 10 AÑOS LA ADOPCIÓN. DONDE TODAVÍA HAY MUCHO POR CRECER EN EL DESARROLLO DE HABILIDADES Y COMPETENCIAS PARA QUE MÁS PERSONAS SE SUMEN A ESTAS VENTAJAS.

 

La pandemia y el confinamiento fueron “una buena manera de entender la razón de muchas de las tecnologías, desde la conectividad, el uso de herramientas como las videoconferencias, la existencia de un gran porcentaje de trámites, cerca de un 70%, que se pueden hacer de forma digital. La pandemia aceleró mucho el conocimiento de la disponibilidad y la adopción”, afirma Fernando Sánchez, gerente general de Fundación País Digital, que fomenta el desarrollo de una cultura digital.

 

El ejecutivo sostiene que la crisis encontró a Chile en un buen nivel de desarrollo digital, ubicado en el lugar 34 del mundo y 1 en Latinoamérica de acuerdo al estudio Digital Readiness, desarrollado por País Digital y Cisco en 2019, de acuerdo a 7 dimensiones: infraestructura y adopción tecnológica, capital humano, necesidades básicas, facilidad para el comercio, inversión privada y gubernamental y clima emprendedor. “Estábamos relativamente bien, con una penetración de internet móvil cercana al 100%, de internet hogar cercana al 60%, smartphones sobre el 100%. Ahora, es súper importante entender que hay un grupo que no pudo subirse rápidamente a esta oportunidad frente a la necesidad”, explica.

 

“Es nuestro trabajo identificar brechas porque hay gente que se está quedando fuera de todos los beneficios, de la posibilidad de continuar con las tareas independiente del lugar donde estás, de que los niños no solo puedan continuar sus estudios cuando se den ciertas condiciones sino que también puedan acceder a contenido que está disponible en el mundo, el que están aprovechando algunos sectores más que otros. A nosotros nos preocupan las brechas porque, de todo este desarrollo, hay un porcentaje importante de la población que se está quedando atrás”.

 

¿De qué magnitud es esa brecha?

Un 80% de los chilenos usan internet, los que buscan información en los buscadores son un 86%. En función al uso, va disminuyendo cada vez más. Por ejemplo, el hacer trámites en línea de instituciones públicas llega a alrededor de un 30%; para temas de educación pre pandemia, era cerca de un 30%. También a nivel regional existen hartas diferencias; hay regiones que tienen un uso más alto: la Región Metropolitana tiene cerca de un 90% de usuarios de internet, y la Región de Ñuble, cerca de un 64%.

 

¿Qué oportunidades para el país se derivan del desarrollo digital?

Lo primero es distinguir que la transformación digital no se trata de digitalizar, sino de generar más valor para las personas, las instituciones y las empresas. En ese sentido, hoy hay una oportunidad muy grande en algunas regiones para ir cerrando brechas. En el estudio Digital Rediness hay 3 regiones  Antofagasta, Magallanes y la Metropolitana-, que están muy avanzadas en las 7 dimensiones que mencionaba, pero hay otras como la Araucanía, Los Ríos o Ñuble, que tienen grandes oportunidades para permitir más alumnos conectados y más posibilidades de desarrollar a las pymes. Éstas tienen la oportunidad de expandir sus fronteras en ventas pero en la medida que tienen acceso a internet, lo adoptan y entienden la manera de amplificar sus negocios.

 

En medicina, la asistencia a distancia es muy importante; tuvimos la oportunidad, junto con la fundación Conecta Mayor, de participar en un proyecto muy lindo para alfabetizar digitalmente a 80 mil adultos mayores, a quienes no solamente se les entrega asistencia sino que también un dispositivo que les permite requerir muy rápidamente asistencia de seguridad en sus hogares, hacer trámites y conectarse con la familia. Los beneficios están alrededor de todas las oportunidades que tenemos y nuestro quehacer, en la medida que se sigue acercando internet a cada rincón de Chile, a cada bolsillo de las familias y, por sobre todo y donde está el mayor desafío, se desarrollan las habilidades y competencias básicas para utilizar internet.

 

El hecho de que hoy un 80% de los chilenos use internet pero solamente el 30% haga trámites o use recursos para la educación, te muestra que no se aprovecha el potencial. Por un lado, todavía hay rincones de Chile que no tienen internet, son cada vez menos pero quedan, pero donde hay internet todavía no se usa bien; ahí hay un gran desafío para la población.

 

Si pensamos en el mundo del marketing, es una oportunidad que las pymes conozcan a sus clientes porque se relacionan con ellos, están en su base de datos, entienden lo que compran y pueden ofrecerles productos o servicios personalizados. Para las marcas también hay un potencial enorme en conocer y relacionarse con estos chilenos que todavía funcionan analógicamente. En el desarrollo de habilidades y competencias y la alfabetización digital de la población es donde tenemos que poner mucho foco, con miras a ir cerrando brechas de adopción en paralelo a terminar de conectar comunidades que todavía faltan.

 

¿Cómo ve que este desarrollo impacta en el ámbito de la publicidad?

Sin duda las herramientas digitales permiten hablarle individualmente a cada usuario y persona. Las marcas conocen y entienden que tienen la oportunidad de diseñar mensajes, productos y conversaciones a nivel individual, lo que es muy potente. En septiembre tuvimos nuestro 9° Summit, que por segundo año hicimos 100% digital, y fue una experiencia tremenda para conectarnos de manera amplia con la audiencia; usamos las plataformas digitales con mucha fuerza, lo que nos permitió llegar a un millón de visualizaciones e interactuar con las personas que nos dejaban su huella autorizadamente y que nos permitían de manera anonimizada entender quiénes eran e ir modelando nuestra propuesta hacia ellas.

 

Efectivamente, las oportunidades para el mundo del marketing son muchas frente a una población que desarrolla mayores habilidades y competencias, entendiendo mejor sus necesidades y siendo más asertivos en mensajes que los acerquen más a las propuestas de valor que las marcas van entregando. Es una oportunidad gigante, nosotros trabajamos con muchas compañías que entienden que es súper sinérgico el esfuerzo que se hace en dar conectividad y alfabetizar digitalmente a la población.

 

Son muchas las marcas que tienen programas con nosotros de trabajo con escuelas, con niños, adolescentes y adultos para introducirlos en las temáticas relacionadas con temas digitales. Estamos haciendo proyectos súper emblemáticos con CMPC para llevar conectividad y alfabetización digital a localidades en la Araucanía, donde el compromiso de esta compañía es dotar de internet pero además desarrollar esfuerzos con las escuelas y pymes, entendiendo que están dando más posibilidades y llevando más usuarios al mundo digital.

 

En el Summit que menciona, el presidente anunció la creación de la Agencia de Protección de Datos Personales, ¿cómo observan el avance de la legislación sobre esta materia?

La creación de esta agencia en el contexto de la ley de protección de datos es clave para que se le den las garantías a las personas de que su información va a ser bien resguardada y permita a las marcas a entender mejor a estos consumidores, de acuerdo a cómo la ley y las normas lo establezcan. Es el mecanismo que permite que esto opere de forma muy sana para los dos lados.

 

Ya hay grandes buscadores que están anunciando el fin de las cookies y planteando nuevas maneras de entender al consumidor online, creando clusters de similitud de manera anonimizada que, en un mundo donde tienes más consumidores que compran online, que interactúan con las marcas y que van dejando su huella de manera protegida a través de la digitalización, dan una tremenda oportunidad de que las marcas sean muy asertivas en los productos y servicios que entregan, en la respuesta después de vender y cómo manejan el ciclo de vida de un cliente. La agencia y la ley son claves para que se desarrolle muy bien el marco donde, gracias a la digitalización, los usuarios vamos a ir entregando infinitos datos, siempre en beneficio nuestro mientras estén protegidos y bien utilizados.

 

¿Qué piensa de la preparación en el mercado ante los desafíos de la era digital?

Todas las empresas, sobre todo las grandes y medianas, demostraron con la pandemia que pudieron adaptarse rápidamente y no solo a nivel de productos, servicios y procesos, sino que también a nivel cultural. Lo que hemos conversado con las grandes empresas es que los colaboradores rápidamente entendieron y se adaptaron a las oportunidades que les permitieron continuar operando, sea para el trabajo colaborativo como para la relación con los consumidores. Los grandes desafíos que hay son los relacionados a la ciberseguridad.Grandes empresas incluso todavía ven este tema como algo relacionado al área de TI, y pocas entienden que es transversal y desde el directorio hacia todas las áreas tiene que estar presente en las discusiones.

 

Hoy gran parte de los problemas de ciberseguridad ocurren a través de las personas, no de los sistemas, y ahí hay un tremendo desafío: tomar más conciencia de los riesgos de los ataques cibernéticos, considerando que las grandes empresas sí se han ido adaptando bastante bien a este mundo digital. También hay un gran desafío en las pymes, de las cuales hay un millón en Chile y todavía su adopción digital es baja, es un porcentaje muy alto el que no se atreve o no puede dar el paso. Nosotros hemos trabajado con muchas pymes, hace varios años que tenemos talleres para alcanzar al mayor porcentaje posible de pymes y ayudarlos de manera práctica a empezar con la digitalización. Hay temor porque ven un mundo muy grande, a veces hay urgencia porque la primera prioridad es subsistir, pero las que empiezan a dar los primeros pasos se dan cuenta de que en realidad es fácil, a veces es barato o gratis, dependiendo de la herramienta, y tiene inmensos beneficios también desde la lógica del marketing.

 

La conciencia en las pymes de que lo digital es importante es alta, pero la adopción sigue siendo muy baja. Nosotros trabajamos muy cerca de ellas porque su contribución al PIB sigue siendo muy baja comparada con países desarrollados, y eso te da una señal de que tenemos una oportunidad, por lo que es un gran esfuerzo que seguir haciendo. 

 

¿Qué proyecciones hacen respecto del desarrollo digital en el país, cómo seguirá avanzando?

Es sano construir desde lo que hemos logrado, y Chile está en una muy buena posición. Somos un país donde privados y gobiernos han visto la importancia de conectar a Chile, por lo que han sido diversos proyectos los que nos han permitido tener una red móvil con una penetración cercana al 95%, con la licitación y próxima ejecución de 5G que nos va a permitir seguir escalando en los servicios y soluciones para empresas, instituciones y personas, con una red fija de internet hogar cercana ya al 60% de penetración, el desarrollo de fibra óptica que nos une con distintos continentes y que permite que el país sea un centro de atracción de inversión de las grandes empresas para poner servidores y generar oferta. Eso ya nos dice que lo hemos hecho muy bien y que tenemos la infraestructura para poder seguir creciendo.

 

Es muy bueno saber que no estamos topados con eso y al revés, tenemos algo muy robusto. Los grandes desafíos están en lo que decía, muy buen acceso pero mal uso en términos del para qué. Lo que nos queda y hay que seguir desarrollando es la adopción de la tecnología para los usos productivos o las tareas que agregan valor inmediato a las personas y las instituciones: el uso del eCommerce, de la banca digital, de pagos digitales, trámites online, de la educación a distancia y el acceso a todo el conocimiento disponible en internet, donde hay muy buen contenido gratis. 

 

Es clave entender que estamos en un mundo en el que las personas ya tienen la necesidad y la obligación, yo diría, de aprender continuamente. Es obligación de los gobiernos, las instituciones y las empresas el seguir fomentándolo. Y digo empresas porque hay muchas que están empujando esto porque, al final del día, tienes una mayor audiencia a la que llegar, nuevos consumidores, estás haciendo un bien a esas personas y familias, es decir, es muy virtuoso que todos como sociedad nos embarquemos en esto. Es imposible que solamente un gobierno o una fundación lo resuelvan, es un deber y una oportunidad para todos.

 

Con respecto a su 9° Summit, ¿qué conclusiones destacaría y la reflexión que hicieron los candidatos presidenciales sobre el desarrollo digital?

Todos dan importancia al acceso, es bueno que estén preocupados sobre este gran trabajo realizado y entender que todavía hay oportunidad en que internet llegue a cada rincón del país. Hay materias donde todavía hay desafíos, no sé si se habla todo lo que nos gustaría de ciberseguridad y otros temas, pero una de las cosas que se identifican y donde creo que están en lo correcto en dar el foco es en el desarrollo de habilidades y competencias para la población. Esto es urgente.

 

Nosotros hicimos un estudio hace un par de años con Accenture que nos decía que, al año 2030, Chile puede ganar o perder US$ 13 mil millones del PIB solamente por acortar las brechas entre lo rápido que va el desarrollo tecnológico versus el desarrollo del capital humano, incluso indicando que un trabajador puede ver potenciado su tiempo en un 51% gracias a las herramientas tecnológicas, y automatizar un 38%. Obviamente lo que queremos nosotros es cerrar esas brechas, alcanzar los beneficios y que ojalá ese tiempo que la tecnología te puede potenciar saque lo mejor de cada uno, permita automatizar las tareas más rutinarias y de riesgo, y todos tengan una mejor vida, que es el valor que generan las tecnologías y la digitalización.

 

Fernando Sánchez, gerente general de Fundación País Digital

Image 1 of 3

Compartir en: