El positivo impacto del trabajo híbrido en los equipos de marketing

Mayor eficiencia en el uso del tiempo y motivación de los equipos son las ganancias del mix entre presencialidad y teletrabajo.

 

El último estudio CHILE 3D de GfK mostró que un 47% de los chilenos trabajaron desde la casa o teletrabajaron durante la pandemia, un 19% trabaja actualmente en un modelo híbrido y un 13% solo en teletrabajo. Para el futuro, las personas que dicen que seguirán en una mezcla presencial y teletrabajo aumenta al 24%, mientras que a un 48% le gustaría que ése fuese su modelo de trabajo.

 

Y es que la pandemia fue como un obligado experimento de teletrabajo que, en muchos casos, mostró que era posible, y que un modelo híbrido, que combina presencialidad y home office, es una excelente opción que han tomado las empresas y, en particular, los equipos de marketing. 

 

Es el caso de Soprole, cuyo gerente de Marketing, Rodrigo Cubillos, considera que, si bien todo funcionó sin problemas durante los momentos más severos de confinamiento y el equipo en un 100% de teletrabajo, la presencialidad es importante por el contacto humano y la confianza que genera la comunicación cara a cara.  

 

Rodrigo Cubillos

Gerente de Marketing, Soprole

 

 

“Más que la presencialidad de estar al 100% siempre, creo que es importante el contacto humano y no perder de vista las dinámicas personales. Nosotros en Soprole creemos que el relacionamiento entre las personas es importante. Siempre decimos que los 2 principales capitales de la compañía son la marca y las personas. 

 

Las personas son fundamentales, entonces, para mí, el tema de la presencialidad se hace relevante no por el hecho de tenerlos todos los días aquí, sino para construir algún nivel de contacto personal y no perder la conectividad con la gente, que se transmite a través de una mirada, un gesto, una expresión o la forma en que te mueves, y que no se puede ver a través de la pantalla”, afirma.

 

Aun así, el equipo de marketing de Soprole estuvo en un momento 6 meses sin verse y lanzaron 24 productos en un año. “Para efectos de poder tener la máquina funcionando, no creo que la presencialidad sea fundamental”, agrega. 

 

Actualmente, el trabajo se ha organizado en 3 días presenciales y 2 días de home office a la semana, modelo que funciona perfectamente bien. “El home office no necesariamente tiene que ser home, puedo hacer una reunión desde mi casa con una persona del equipo en el punto de venta, revisando precios, ubicación, etc. No veo una dinámica de restricción o contraposición entre calle y home office”, dice.

 

Un esquema similar tiene el equipo de Marketing de Copec, con la semana combinada con 2 días presenciales y 3 de teletrabajo. Además, el área, liderada por Gloria Ledermann, fijó un día a la semana para que todos puedan reunirse y coordinar el trabajo. Y si bien Ledermann afirma que el marketing, hoy más que nunca, necesita calle, estar en teletrabajo no significa dejar de lado esa exigencia. 

 

“En marketing hay muchos campos distintos y existen ciertos roles que pueden ser 100% online”, destaca Ledermann.

 

Ganancia en eficiencia

Rodrigo Cubillos destaca que “la experiencia para Soprole en esta condición híbrida ha sido fantástica, porque incluso nos dimos cuenta que éramos tremendamente ineficientes en muchos procesos, sobre todo con nuestras agendas”. Así, evitar los traslados y las inevitables ineficiencias de una reunión presencial ha sido muy positivo. “Esta experiencia de la digitalización y conexión para nosotros ha sido una tremenda experiencia que ha roto paradigmas culturales a tal nivel que un ejecutivo se fue a vivir a Estados Unidos y va a seguir trabajando con nosotros”, comenta. 

 

El impacto es también, como cabe esperar, muy importante para los colaboradores. “Para las madres y padres de hijos pequeños ha sido de altísimo impacto que les demos la flexibilidad de tomar la reunión desde su casa mientras cuida a su hijo, quien de repente aparece y quiere ver quién está en la pantalla. Eso humaniza a la empresa y la relación entre las personas. La flexibilización nos ha traído a todos una condición bastante más llevadera del trabajo y un nivel de satisfacción mayor, incluso con agendas más intensas”, concluye. 

 

Compartir en:
Skip to content