Desafíos de la colaboración digital

Julián San Martín, Vicepresidente Entel Corporaciones

 

Muchos lo hemos experimentado en primera persona: la actual pandemia ha impulsado una adopción sin precedentes, y estimo que por un buen tiempo, del teletrabajo. Diversas industrias han instaurado esta herramienta que, junto con demostrar ser efectiva para mantener la continuidad operativa y laboral de las industrias y de las personas, ha derribado algunos resquemores que existían y ralentizaban su adopción.

Un sondeo de Cadem y la Mutual de Seguridad, efectuado a 99 grandes empresas socias de ICARE, develó que el 98% de las empresas en Chile han implementado la modalidad de teletrabajo. De ellas, el 86% cree que en el futuro los puestos de trabajo o cargos bajo esa modalidad aumentarán. Gran parte de estas eficiencias han sido posibles gracias a la tecnología y la conectividad, las cuales han permitido mantener las comunicaciones y el trabajo entre los colaboradores a través de reuniones virtuales y también atender a los clientes mediante la prestación de servicios en línea. Entendemos que ésta es una transformación importante, que implica un cambio cultural tanto personal como organizacional, pues el teletrabajo no es sólo, valga la redundancia, trabajar en un lugar diferente a la oficina.

 

Es una oportunidad que apoyará a las empresas a ser más robustas en el futuro, con mejor capital humano, competitivas y con eficientes procesos de negocios. El teletrabajo debe ser también una modificación a la manera en que los equipos operan a largo plazo, de forma innovadora y segura, dando así lugar a una nueva forma de trabajar: la de la Colaboración. Servicios de Multicloud, de Ciberseguridad, además de soluciones vinculadas a Internet de las Cosas (IoT), Machine Learning, Inteligencia Artificial (IA), Analytics, Big Data y Modelos Predictivos, entre otros, son herramientas capaces de agregar valor al teletrabajo, al habilitar los negocios y a los equipos humanos en un entorno laboral flexible, seguro y con acceso a datos claves que permitan una acertada toma de decisiones, en el menor tiempo posible y en escenarios tan cambiantes. Soy optimista y creo que la Colaboración se impondrá en las organizaciones como parte de una transformación digital necesaria y capaz de provocar importantes cambios, esos que evolucionan y mejoran la calidad de vida de las personas. Las herramientas tecnológicas ya están disponibles y debemos usarlas de manera responsable a nuestro favor.

 

 

Compartir en: