Posverdad: “Establecer una verdad única es cada vez menos importante”

“Establecer una verdad única es cada vez menos importante y hasta se podría decir que irrelevante”, advirtió el consultor y ex ministro Claudio Hohmann, en el seminario virtual “La otra pandemia: el brote de la posverdad”, organizado por Hohmann y Asociados.

 

Claudio Hohmann, director ANDA

Claudio Hohmann, director ANDA

 

En el encuentro expuso desde Chicago, donde reside, el profesor adjunto de la Northwestern University y director del Laboratorio Social Listening Sol-UC, Cristián Huepe, PhD, quien coincidió en que “somos incapaces de acordar una realidad común”. Hohmann explicó que la posverdad nace de la mano de dos fenómenos de impacto muy profundo provenientes del crecimiento exponencial de la capacidad de la tecnología, como es la hiper conectividad y la viralización, y se configura cuando los hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que la apelación a la emoción y la creencia personal, de acuerdo a la definición del diccionario de Oxford.

La posverdad se alimenta de los sesgos de repetición –mientras más se exponga alguien a determinado mensaje más lo dará por cierto- y de confirmación –la tendencia a favorecer la información que confirma las propias creencias-, lo que calificó como una combinación peligrosa. “Los últimos años se ha dado entre nosotros el mayor sesgo de confirmación de la historia, de la mano de las redes sociales y los celulares. (…) El masivo efecto del sesgo de confirmación sobre una generación completa de jóvenes y adultos jóvenes es, creo yo, el fenómeno más incidente del devenir social de la última década”, expresó Hohmann. “El problema es que si el sujeto se siente confirmado en sus convicciones, asentadas en sentimientos y emociones, establecer una verdad única es cada vez menos importante y hasta se podría decir que irrelevante. Pero no es para nada trivial creer en versiones alternativas a la evidencia y la verdad”, agregó.

La posverdad, dijo, se instala a sus anchas en la brecha que se abre entre el progreso técnico –creciendo a velocidad exponencial– y el progreso institucional – incapaz de seguir el ritmo-, donde el relato común y las instituciones pierden vigencia y dejan de ser referencias válidas, y se pierde la cohesión social que ha caracterizado el desarrollo de la modernidad. Se produce entonces una fragmentación de los relatos en muchos micro-relatos donde el conocimiento, la evidencia y la verdad son menos importantes.

 

“Las redes sociales son centrales en la formación de una posverdad, al redistribuir masivamente ese relato o discurso, encontrando a su paso a otros que se confirman con él en sus propias emociones y sentimientos, dando paso eventualmente a la formación de una cierta opinión pública que, entonces, incuba una posverdad”, enfatizó. Adicionalmente, los algoritmos de las redes sociales son extraordinariamente eficientes para aprovecharse de los sesgos de repetición y confirmación, dijo, ofreciendo contenidos que maximizan la capacidad de atraer la atención de los usuarios.

 

Redes sociales como sistemas complejos

 

Cristián Huepe, físico teórico, investiga sistemas complejos de todo tipo, acercándose al tema de la posverdad, tema que le preocupa “porque hoy en día parece que somos incapaces de ponernos de acuerdo en algo tan básico como una realidad en común, y como tenemos una pandemia global que debiéramos enfrentar con políticas basadas en hechos objetivos, al mismo tiempo que conflictos sociales globales que están explotando en todos lados, que ojalá pudiéramos superar con grandes consensos, esto me parece un problema casi existencial para la civilización”.

 

 

Como ejemplos, citó recientes estudios que revelan que el 40% de los adultos en Estados Unidos creen que se ha exagerado el brote del coronavirus y alrededor de un 25% piensa que la pandemia es una conspiración planificada. “Estas son afirmaciones en que los datos objetivos son menos importantes que las opiniones o emociones asociadas”. Asimismo, con el Laboratorio Social Listening Sol-UC realizaron una escucha de Twitter, detectando que durante los últimos 2 meses, más de 13 mil usuarios en Chile han tuiteado mensajes antivacunas, recibiendo casi medio millón de retuits. Además, casi el 20% de los usuarios en Chile promueve la idea de que el objetivo real de las medidas sanitarias es el control social. “A mí me parece que esto es realmente un problema sistémico”, advirtió. En un artículo académico que citó, realizado en conjunto con el Instituto Max Plank de Física de Sistemas Complejos de Alemania, se decía que las propiedades sistémicas de las redes sociales digitales llevarían a que nos desfragmentáramos en comunidades desconectadas, donde la realidad se convertiría en una opinión. Ello lleva a una sociedad polarizada y fragmentada, donde se pierde todo consenso o diálogo constructivo.

“El efecto de la posverdad puede ir más allá cuando se combina con la política. Puede destruir una sociedad cuando lleva a la desconfianza, el tribalismo y la radicalización”, dijo, llamando la atención sobre la serie de movimientos sociales que sacudieron el mundo antes de la irrupción de la pandemia. Tanto movimientos como el terraplanismo, las creencias sobre la pandemia o los estallidos sociales, se ven afectados por las mismas dinámicas de posverdad. “Internet hace que se descubran grupos que comparten puntos de vista, la homofilia tiende a atraer a sus miembros y el sesgo de confirmación ayuda a que la gente promocione sus ideas. Se generan burbujas de información por preferencias de comunidades que nunca se exponen a otras perspectivas.

 

Las redes se fragmentan y se transforman en tribus, y siempre es más importante lo que piensa y siente nuestra tribu que la realidad misma”, explicó. El resultado es una sociedad incapaz de enfocarse en un objetivo en común. Esto es promovido involuntariamente por las empresas en internet, expresó, cuando monetizan comportamientos y perfiles. “Los perfiles detallados y la segmentación de mercado favorecen la fragmentación social y la posverdad”, advirtió. MyM

Compartir en: