Andrés Couve, ministro de Ciencia: “La comunidad de investigación en Chile es pequeña, pero muy productiva y de excelente calidad”

“El rápido avance de nuestro proceso de vacunación es fruto de un trabajo colaborativo de muchas instituciones públicas, del personal de salud y de la ciudadanía que ha adherido de manera responsable a este proceso que busca cuidar la salud de todos y todas”, destaca el ministro de Ciencia, Andrés Couve, quien en esta entrevista habla sobre este logro y los avances en el desarrollo científico y tecnológico del país.

“De manera temprana – agrega sobre la vacunación-, junto a la comunidad científica iniciamos una estrategia para contribuir al suministro oportuno y equitativo de una vacuna segura y efectiva para el Covid-19 mediante la colaboración con laboratorios internacionales para la realización de ensayos clínicos en Chile. Eso permitió que hoy contemos con un portafolio diversificado de vacunas eficaces contra el virus -con disponibilidad hoy de Sinovac y Pfizer/BioNTech, y próximamente de Oxford/ Astrazeneca y Janssen- ya que facilitó los contactos comerciales y la colaboración científica en ensayos de fase III, que en el caso de Sinovac aseguraron dosis a precios preferentes y con entregas garantizadas”.

 

La pandemia, el cambio climático y la transformación tecnológica, cuyas nuevas exigencias sociales y económicas requieren una aproximación basada en investigación, tecnología e innovación, dice el ministro, son los desafíos urgentes, sobre los cuales piensa que el país tiene la posibilidad de instalarse protagónicamente en un espacio de liderazgo gracias a sus singularidades territoriales, socioculturales y económicas.

 

“También seguimos avanzando en otros proyectos para contribuir desde el conocimiento a un desarrollo integral y sostenible. Dentro de ellos, estamos trabajando para potenciar la formación y el despliegue laboral de jóvenes investigadores e investigadoras a través de un plan de desarrollo de talento que acompaña las trayectorias científicas para promover el incremento de la participación privada en I+D+i+e y para mejorar nuestra capacidad y cultura de datos”, agrega.

 

¿Cuál es el estado del arte del desarrollo científico y tecnológico?

La comunidad de investigación en Chile es pequeña, pero muy productiva y de excelente calidad. Si bien tenemos ocho veces menos investigadores que el promedio de la OCDE, somos un país destacado por la calidad y cantidad de nuestros trabajos científicos. Aunque se ha invertido en investigación de manera permanente desde el Estado, tenemos la tarea de incrementar el gasto público en I+D, pero también de aumentar la inversión del sector privado, donde la brecha es aún mayor. Nuestro objetivo es incorporar esta visión al desarrollo de políticas públicas, no sólo en cuanto a la inversión, sino también identificando necesidades y diseñando mecanismos para abordarlas de manera eficaz. Esto va de la mano con fortalecer el sistema haciendo más y mejor ciencia, pero más conectada, porque nuestra investigación tiene una vinculación limitada con el sector productivo, con la educación, con el mundo social y el de las políticas públicas.

 

El desafío es hacer ciencia que sea permeable, donde no solamente promovamos la investigación científica, sino también la comprendamos, y la apliquemos. Un ejemplo de eso ha sido la exitosa contribución desde la ciencia nacional para enfrentar la pandemia del Covid-19.

 

¿Cómo se proyecta esta actividad en un contexto post Covid?

La pandemia a nivel internacional ha sido un momento en el que la ciencia ha tomado un lugar central, aportando desde el trabajo colaborativo. Nos enorgullece ver que, a un año de la llegada del virus a nuestro país, la comunidad científica y de innovación ha podido contribuir en vacunas y diagnóstico, disponibilización de datos, fabricación de ventiladores mecánicos y vigilancia genómica, entre otros. El reto de la recuperación económica post Covid tendrá que apuntar a las urgencias de hoy, pero con un mirada a largo plazo, poniendo el conocimiento al centro de nuestro desarrollo social, económico y cultural.

 

Compartir en: