Rebranding: Cómo y por qué es importante aplicarlo en las marcas

Compartir en:

El rebranding es la actualización de la imagen de una marca. Se podría decir que es la renovación de algunos de los aspectos significativos que identifican la imagen; logotipo, mensaje, tipografía e incluso el nombre. 

La modificación de estos elementos responde a objetivos concretos. Los más comunes son mejorar la imagen, acercarse a un nuevo nicho de mercado o gestionar una crisis interna. 

El objetivo principal de un rebranding es cambiar la perspectiva o la opinión de los consumidores hacia la empresa. También, para expandirse a un nuevo mercado y así lograr diversas oportunidades de negocio. 

¿Cómo saber cuándo es necesario un cambio de imagen?

La actualización de imagen de una marca puede ir acompañada de cambios evidentes, así como también sutiles. Lo importante es que sean parte de una nueva estrategia de marketing. 

Cuando se lleva a cabo un rebranding, es porque el mensaje quedó obsoleto, existen nuevos competidores en el mercado o porque se cambió el plan de marketing, por lo que la estrategia empresarial también debe ser modificada. 

En el momento que el target objetivo cambia, o el análisis de la competencia que haya aportado nuevos datos a valorar, las estrategias pueden verse afectadas y no dar los mismos resultados si no se renuevan. Por esto, existen tres tipos de análisis que pueden ayudar a tomar una decisión de remarketing. 

Social Listening 

Para saber si la marca tiene la reputación necesaria o deseada es importante escuchar a los consumidores. En internet se puede crear una base de datos de clientes, opiniones, reseñas, conversaciones entre usuarios y más. 

Por esto, algunas agencias de marketing son capaces de detectar las conversaciones en torno a una marca en concreto. Así, escuchando al público hablar de la marca y la competencia, se puede averiguar las fortalezas y debilidades de la misma. 

El estudio de la competencia mediante SERP

Al igual que los datos reales y actualizados sobre la opinión de los consumidores, conocer la situación actualizada del mercado también es importante. Una de las ventajas que tienen los ecommerce, es que permite a cualquier empresa competir en el mercado. 

Así, las competencias tienen que diseñar nuevos planes, estrategias para diferenciarse y destacar. Al hacer un análisis del SERP, o sea, de los competidores mejor situados en los buscadores, los expertos podrán sacar conclusiones relevantes para incluir en la estrategia de rebranding. 

El estudio palabras claves

Todo negocio o marca que quiera darse a conocer en el mercado online, debe realizar un estudio de palabras claves previo. El keyword research es importante para saber qué palabras utilizar en el contenido o campañas, además proporciona una lista de palabras por las que vale la pena trabajar para posicionar la marca. 

Estas son variables. El volumen de búsqueda, estacionalidad, competencia y por tanto, la dificultad del posicionamiento. El análisis y monitorización continua es muy importante para comprender qué palabras deberán aparecer en el mensaje de la marca. 

¿Qué tipos de rebranding existen?

No todas las marcas requieren de un cambio de imagen corporativa a un mismo nivel.

Branding proactivo

En este caso, es la marca quien decide darle un refresco a su imagen para responder a la evolución de sus productos o servicios, adaptándose a los cambios. 

Con esto, el negocio sigue con sus valores y filosofía, introduciendo correcciones a nivel estético. Un ejemplo es Coca-Cola, empresa que de manera sutil produce cambios en su imagen, sin transformaciones radicales en su espíritu. Esto lo podemos ver cuando lanza nuevos productos o cuando diseña un nuevo packaging. Pese a estos cambios, el mensaje de la marca sigue siendo el mismo.

Branding reactivo

Trata sobre la respuesta de la marca respecto a factores externos que influyen sobre ella. Ya sea producto de una crisis o de un proceso de escucha social, la empresa decide modificar su imagen en aras de adaptarse a estas circunstancias. 

Cambios de nombre, fusión de compañías, adoptar nuevos valores, etc. son algunas de las acciones que se toman. El claim “Cruelty free” es un buen ejemplo de ello.

Rebranding orientado al éxito de la marca

Un rebranding no debe responder sólo a un cambio estético de la imagen y elementos de la marca, sino que debe tomar en consideración una estrategia para cautivar al público.

En ese sentido, un error frecuente es realizar un rebranding pero seguir utilizando la imagen antigua. Se debe aplicar un cambio coherente en todas las instancias de la marca, anunciando al público los nuevos resultados y utilizándolos en todos los canales. Difundir la nueva imagen es esencial en todo proceso de rebranding.

Para lograr una correcta difusión, se debe generar una estrategia adecuada que considere un análisis de los canales, las acciones a implementar para el relanzamiento de la marca y desarrollar la creatividad. Es importante determinar objetivos cualitativos y cuantitativos, a corto y mediano plazo.

¿Cuáles son las estrategias para difundir el rebranding en la marca?

El boca a boca:  La fidelización de una marca se da muy bien de las recomendaciones que pueden hacer amigos, familiares e incluso por comentarios online. Una forma de difundir el rebranding es que los propios consumidores ayuden a difundir los cambios de la marca. 

Redes sociales: Las redes sociales son el canal de comunicación más directo actualmente, donde las audiencias pasan la mayoría de su tiempo cuando se conectan a internet. Por esto, es una buena oportunidad para analizar y estudiar las plataformas que mejor se adapten al negocio, así se puede crear una comunidad de usuarios donde se compartan y anuncien los cambios. 

Colaboraciones: Hoy en día una de las estrategias más comunes es la de las colaboraciones con influencers o personas que tengan alta influencia en internet. En general, los usuarios se fidelizan aún más con la marca si las recomendaciones vienen de personajes públicos. 

Networking:  En una forma de dar a conocer el negocio a la competencia y aliados para que surjan nuevas oportunidades de negocio. Con el tiempo se puede ampliar el mercado y añadir nuevas características a los productos o servicios de la marca. 

Email marketing:  Es una estrategia que sigue funcionando en las marcas. Gracias a la base de datos de potenciales clientes es que se puede llegar con novedades a los consumidores. Es necesaria la creatividad y copywriting para persuadir a los receptores del mensaje.

Posicionamiento SEO: Aparecer en los primeros resultados de internet es una estrategia muy acertada. Así se garantiza los mejores puestos y elevar clics/visitas a la página web. 

Para lograr acciones de rebranding exitosas es importante conocer el punto de vista de la audiencia o público objetivo, así se podrán tomar buenas decisiones y acciones de marketing online e inbound marketing. Si bien las acciones de rebranding son específicas, se recomiendan cuando se quiere cambiar el mensaje o imagen corporativa de la empresa. 

Conoce estas y más novedades en el mundo del marketing digital en Anda.cl