¿Qué nos evoca el sonido de una marca cuando la pronunciamos?

Compartir en:

Dentro de tantas virtudes que tiene el Neuromarketing, este nos permite profundizar para entender (o al menos intentar) cómo impactan las diferentes acciones que generan las marcas en nuestro cerebro.

Una de las prioridades más relevantes de una marca, debe ser despertar emociones y esto arranca desde el nombre de la marca.

Es fundamental tener presente que las palabras producen reacciones con base en su sonido y “La fonética” que podamos seleccionar para una marca condicionará la forma en que sea percibida.

En la misma línea, el psicólogo Wolfgang Köhler en 1929 realizó un experimento para estudiar estas dos imágenes:

y las presentó a los participantes de la investigación y les preguntó a cuál llamarían Kiki y cuál Bouba

Los resultados: El 90% de los participantes mencionaron el nombre de Kiki a la figura que tiene aspecto de líneas rectas y ángulos agudos, y por otra parte a Bouba a una figura que está formada por líneas curvas y redondeadas.

Bouba suena a algo burbujeante y aquí es donde aparece el concepto de “Onomatopeya”, porque Bouba suena a “Glub Glub” y con seguridad transporta al cerebro a sensaciones relajantes … Como flotar en el agua o beber un refresco.

El nombre de la marca debe desencadenar emociones.

Por ejemplo, para una marca de motos, un sonido vibrante con R ayudará a alcanzar a los potenciales clientes, a los que les guste escuchar el rugido del motor.

¿te has preguntado a que suena tu marca favorita?

Por René Bernal Mesina, Académico. Profesor de marketing en la Universidad Gabriela Mistral; Profesor Programa de Neuromarketing para la gestión de marcas y negocios en la Universidad Católica y Director General en Dínamo 3.

René Bernal Mesina