¿Qué es y por qué usar un embudo de marketing?

Compartir en:

Cuando hablamos de promocionar y vender productos y servicios, las marcas deben entender cuál es el recorrido o viaje que las personas hacen desde que ve o escucha algo sobre ella hasta que lo compra. Para esto se han creado modelos que ayudan a tener esta comprensión y gestionar la comunicación para atraer la atención de la persona y lograr que adquiera nuestro producto o servicio.

Entre estas herramientas está el embudo de marketing, también conocido como embudo de ventas o embudo de conversión, un modelo conceptual que representa el proceso que sigue un cliente potencial desde que tiene el primer contacto con un producto o servicio hasta que realiza una compra. Este modelo se llama “embudo” porque visualmente tiene esa forma, con una amplia apertura en la parte superior que se va estrechando hacia abajo.

Etapas de un embudo de marketing

Este modelo se divide generalmente en varias etapas, que pueden variar según la fuente, pero las más comunes son:

1. Conciencia (Awareness): En esta etapa, los clientes potenciales se vuelven conscientes de la existencia del producto o servicio. Pueden conocerlo a través de publicidad, redes sociales, referencias u otras fuentes.

2. Interés (Interest): Después de la conciencia, los usuarios muestran interés en aprender más sobre el producto o servicio. Pueden investigar, comparar con otras opciones y buscar información detallada.

3. Consideración (Consideration): En esta etapa, los prospectos evalúan activamente el producto o servicio, comparándolo con alternativas y decidiendo si satisface sus necesidades y expectativas.

4. Intención (Intent): En esta etapa, los clientes potenciales tienen la intención de realizar una compra. Pueden expresar su interés de manera más directa, como agregar productos al carrito de compras o solicitar más información.

5. Acción (Action): En la última etapa, los prospectos se convierten en clientes al realizar la compra. Este es el objetivo final del embudo de marketing.

Es importante señalar que el embudo de marketing no termina después de la acción; algunos modelos también incluyen etapas adicionales como la retención (para fomentar la lealtad del cliente) y la recomendación (donde los clientes satisfechos recomiendan el producto o servicio a otros).

Por qué aplicar esta herramienta

El embudo de marketing es una herramienta valiosa para entender y optimizar el proceso de adquisición de clientes, que ayuda a las empresas adaptar sus estrategias de marketing a cada etapa del viaje del cliente.

  • Entendimiento del Cliente: El embudo de marketing ayuda a las empresas a comprender mejor el recorrido del cliente, desde el primer contacto hasta la conversión. Esto permite identificar los puntos de fricción, las necesidades y los comportamientos de los clientes en cada etapa.
  • Optimización de Estrategias: Al descomponer el proceso en etapas específicas, las empresas pueden optimizar sus estrategias de marketing para adaptarse a las necesidades y expectativas de los clientes en cada fase del embudo. Esto puede incluir la creación de contenido específico, campañas publicitarias dirigidas y tácticas de ventas personalizadas.
  • Medición del Rendimiento: Un embudo de marketing proporciona métricas y puntos de referencia claros para medir el rendimiento en cada etapa. Esto permite a las empresas evaluar la efectividad de sus campañas, identificar áreas de mejora y realizar ajustes para aumentar la eficiencia del embudo.
  • Segmentación de Audiencia: Al comprender en qué etapa del embudo se encuentra un cliente potencial, las empresas pueden segmentar su audiencia de manera más efectiva. Esto permite enviar mensajes y ofertas específicas que resuenen con cada segmento, aumentando las posibilidades de conversión.
  • Alineación de Equipos: Un embudo de marketing bien definido ayuda a alinear a los equipos de ventas y marketing al proporcionar una comprensión compartida de los objetivos y procesos. Esto facilita la colaboración y la coordinación entre los departamentos.
  • Identificación de Oportunidades y Desafíos: Al analizar el embudo, las empresas pueden identificar oportunidades para mejorar la experiencia del cliente y superar desafíos específicos en el proceso de ventas. Esto contribuye a una toma de decisiones más informada.
  • Fomento de la Lealtad y Retención: Al incluir etapas posteriores a la conversión, como la retención, el embudo de marketing también se convierte en una herramienta para fomentar la lealtad del cliente y promover la repetición de negocios.

También te podría interesar: https://www.anda.cl/4-tendencias-en-la-visualizacion-de-video/

Skip to content