Qué es la tasa de rebote y cómo analizarla

Compartir en:

La tasa de rebote o bounce rate de un sitio es una métrica que indica el porcentaje de sesiones de una sola página. Es decir, muestra el porcentaje de usuarios que han entrado a un sitio y lo han abandonado sin interactuar con él ni acceder a otra de sus páginas.

Se calcula dividiendo las sesiones de una página entre todas las sesiones.

El usuario puede abandonar el sitio de varias formas:

¿Es negativa una tasa alta de rebote?

La respuesta a esta pregunta es que depende del objetivo de la página. Mientras que algunas están diseñadas para recibir un alto volumen de interacciones, otras no necesitan priorizar este aspecto.

Si los buenos resultados del sitio web pasan por que los usuarios visiten más de una página, entonces un porcentaje de rebote sí es un factor negativo.

Por ejemplo, en el caso de un sitio de contenidos, una tasa de rebote alta sería un problema porque estaría indicando que los usuarios no están interactuando con tu material, lo que puede ser una señal de alerta respecto del desinterés de los usuarios por lo que estás produciendo.

Por otro lado, si tu sitio web está formado por una sola página, como un blog u otros tipos de contenidos en los que se espera que se produzcan sesiones de una sola página, es perfectamente normal que el porcentaje de rebote sea elevado.

Hay una serie de factores que pueden contribuir a una alta tasa de rebote, desde la falta de una sólida planificación de contenido, un diseño deficiente, la falta de enlaces, etc.

Entonces, ¿qué es una buena tasa de rebote? Una tasa de rebote del 56% al 70% es alta, aunque podría haber una buena razón para esto, y del 41% al 55% se consideraría una tasa de rebote promedio. Una tasa de rebote óptima estaría en el rango de 26% a 40%.

La diferencia entre tasa de rebote y tasa de salida

Muchas veces se confunde tasa de rebote y tasa de salida, pero no es lo mismo. Si la tasa de rebote es la cantidad de sesiones de participación única que tiene una página web, la tasa de salida es la cantidad de personas que abandonan una página específica, incluso si originalmente no llegaron a ella.

Por ejemplo, si una persona llega a la página 1 de tu sitio y presiona el botón Atrás de su navegador a la página de referencia, es un rebote. Pero si aterrizan en la página 1, van a la página 2 y luego cierran su navegador o saltan a otro sitio, se considera una salida. Debido a que hicieron clic en otra página desde la página 1, eso no puede considerarse un rebote. Tampoco la página 2, ya que no es la primera página a la que llegó la persona.

En términos de análisis, un rebote puede indicar una falta de interés en un sitio, pero una tasa de salida alta podría indicar que tiene problemas con la optimización de la tasa de conversión (CRO). Aunque alguien ha mostrado suficiente interés en su sitio para visitar más de una página, es probable que regrese al motor de búsqueda para encontrar la respuesta que busca. 

¿Cómo reducir la tasa de rebote?

Si, dadas las características y objetivo del sitio, necesitas que la tasa de rebote disminuya, debes revisar los siguientes factores:

  • Velocidad de página lenta
  • Ventanas emergentes
  • Complementos innecesarios
  • Mala usabilidad
  • Etiquetas de título y meta descripciones que no están correctamente optimizadas
  • Páginas en blanco y errores técnicos
  • Contenido de baja calidad 
  • Páginas que no son compatibles con dispositivos móviles
  • Configuración de Google Analytics mal implementada

Si el porcentaje de rebote total del sitio web es elevado, analízalo detenidamente para averiguar si es alto en general o si el origen está en uno o dos canales o bien en algunas páginas o pares de fuente/medio.

Si, por ejemplo, el problema reside únicamente en algunas páginas, debes determinar si el contenido está alineado con la estrategia de marketing que utilizas para atraer a usuarios a esas páginas, y si éstas guían al usuario fácilmente hacia los siguientes pasos que quieres que den.

Si un determinado canal registra un porcentaje de rebote elevado, revisa las acciones de marketing asociadas. Por ejemplo, si el porcentaje afecta a aquellos usuarios que acceden al sitio web a través de la publicidad de display, asegúrate de que los anuncios sean relevantes con respecto al contenido del sitio web.

Si el problema es más general, revisa la implementación del código de seguimiento para comprobar que las páginas necesarias estén correctamente etiquetadas.

Además, debieras evaluar el diseño global del sitio web y analizar la redacción, los gráficos, los colores, las llamadas a la acción y la visibilidad de los elementos importantes de cada página.

También te podría interesar: Diseño y desarrollo web para el ecommerce: equilibrio clave

Skip to content