Prejuicios y Marketing – Las evidencias construyen opiniones y decisiones.

Compartir en:

Muchos países aparecen en distintos rankings de prejuicios. Según la evidencia, el más frecuente se asocia al tema de género, como los que muestran resultados sobre “¿están los hombres más capacitados para trabajar?” (IPSOS Public Affairs), o algunos de asociaciones de características a ciertos tipos de públicos (estereotipos) y que se muestran en el mundo digital (les comparto 3 ejemplos en la siguiente lista de YT

Para aclarar la definición diremos prejuicio es “acción y efecto de juzgar una cosa o a una persona antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento” (RAE). Esto es, sencillamente, accionar en base al conocimiento previo y que no necesariamente es el conocimiento acabado de una situación. Así, las personas que “saben que saben”, muestran conocimiento; las personas que “no saben que saben”, descubren y sorprenden; las personas que “saben que no saben”, muestran la aceptación y motivación a saber más. En esta lógica también están las personas que “no saben que no saben”, donde se evidencia la ignorancia y que junto a no ser asertivos a la hora de opinar ni siquiera nos lo hemos cuestionado. Me gustaría comentar, en ese sentido, dos casos:

Cambio en la marca Falabella. Muchos expertos, inexpertos, personas en general han opinado, por ejemplo, que el nuevo logotipo es lindo, feo, no me interpreta, ya no es elegante, que es una copia, que es un atentado al branding, entre muchas otras cosas. Desde el simplismo, un mundo de sensaciones, donde pareciera ser que no nos importa nada, sólo nuestra opinión desde la óptica individualista del ser, donde olvidamos temas fundamentales de nuestra esencia humana como el relacionamiento y el respeto por las personas, empresas y medioambiente. Es por esto que la primera sugerencia es generar un espacio de reflexión y ocuparnos de opinar no sólo con mayor conocimiento sobre quien realizó tal o cual acción, sino que también intentar abordar el éxito o fracaso desde la perspectiva de esa contraparte para entender completamente la situación. Conocer los objetivos de Falabella es fundamental para opinar, y no sólo “suponer”, y escuchar también ayuda a reafirmar objetivos e implementación. Falabella en ese sentido ya integró varias de esas opiniones (fundamentadas o no) y que de seguro les hizo sentido en base a sus objetivos y a lo fundamental del branding que es conectar, a través de la promesa de marca, con los clientes y a cumplir esa promesa con su propuesta de valor.

Adultos Mayores (personas mayores de 60 años). Los invito a revisar los prejuicios que tenemos, sobre todo en el mundo de los negocios, sobre quienes son afectos para comprar nuestros productos o servicios, o incluso a asociarse a nuestro espíritu o filosofía de marca. El grupo Adulto Mayor, que pareciera ser que no sólo no adquiere productos, servicios o marcas. Pareciera ser que lo estereotipamos como incapaces de realizar distintas labores, por ejemplo, cuando hablamos de tecnología con nula interacción o miedo de interactuar en base a creencias mal entendidas en el sentido de la sobreprotección (que provoca desconfianzas, inseguridades, estancamiento y que en realidad les transmitimos “usted no puede”). O en el sentido de la infantilización en el trato (minimización y posesión del adulto mayor), y que en vez de “ayudarlos” les enseñemos.

En la comunicación de marcas existe una gran oportunidad asociada al protagonismo del relato que puede convertirse en una pieza clave no sólo para conectar, sino que además podría contribuir a la calidad de vida y bienestar avanzando a un nivel superior del que se considera actualmente (Estudio UDP – INC: Adultos Mayores: Cada vez más relevantes para la sociedad). Claramente, estamos frente a un capital único que, de ser cuidado y valorado por la sociedad, y que no solo reconozca en este grupo todos y cada uno de los méritos que posee, sino que sea fuente de inspiración, de actividad, de experiencia, y de motivación para todas las generaciones de la sociedad, contribuya al desarrollo país mucho más de lo que en la actualidad se genera.

La invitación está hecha y la oportunidad planteada, para derribar los prejuicios no olvidar la información, autocrítica, asertividad y ojalá la empatía, para así al menos actuar en base a fundamentos y a que nos importa y respetamos el mundo en que vivimos.

Claudio Carvajal, Docente Unegocios FEN U Chile