Más allá de la COP26: El plan de acción para las compañías

Compartir en:

Desde la última década, las medidas para combatir el cambio climático se han acelerado y cada día más empresas están abordando el tema como eje central de su quehacer, otorgando un espacio relevante en su agenda de negocio.

A raíz de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), los altos ejecutivos y directores se están preparando para ver cuáles son las medidas para esta rápida aceleración en el combate del calentamiento global. Entre las áreas que se esperan cambios son: se ampliarán los impuestos sobre el carbono y los sistemas de comercio de emisiones que cubran el 21.5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero; aumentarán los requisitos para que las empresas informen sobre sus impactos y riesgos climáticos; y los objetivos de las compañías deben estar basado en la ciencia y así demostrar una verdadera reducción de emisiones.

En este escenario, la atención se ha desplazado a la fijación de los nuevos objetivos con miras a futuro. Bain & Company estudió las principales tendencias y marcó cuáles son los principios que están guiando las decisiones de los ejecutivos. Desde la consultora aseguraron que las compañías deben establecer la transición de carbono como un pilar de la estrategia y guiar las decisiones para su propósito final. Además, es necesario integrar este cambio en el tejido empresarial, es decir, incluirlo en todas las decisiones y evaluar reducciones de costos con estas transiciones.

También, destacaron que las iniciativas de sostenibilidad tienen una tasa de éxito inferior a la de otras innovaciones, ya que sólo el 7% de ellas cumplen todos sus objetivos, en comparación con el 12% de todos los esfuerzos de cambio. Por lo que, esto deja a los mandos intermedios con la tarea de convertir la ambición en realidad, y dedicar el tiempo a los ingresos, los costes y la seguridad.

Es probable que la transición para dejar de utilizar el carbono y pasar a las emisiones netas cero sea una de las principales prioridades de muchos ejecutivos durante el resto de sus carreras. El trabajo llevará décadas, pero comienza con un conjunto pragmático de pasos significativos. Y luego de la COP 26, los líderes se deberán plantear distintas preguntas para lograr sus metas en sostenibilidad:

  • ¿La transición del carbono forma parte de nuestra estrategia y se tiene en cuenta en las decisiones sobre dónde competir y cómo asignar los recursos? ¿Tenemos un plan para monetizar nuestro liderazgo en carbono con nuestros clientes, ganando cuota de mercado o precios superiores? ¿Somos capaces de seguir, informar y gestionar las emisiones de gases de efecto invernadero como hacemos con los costes?