Live Streaming, una gran herramienta para conectar con tus audiencias

Compartir en:

Hace bastante tiempo que se usa pero la pandemia lo llevó a otro nivel: el Live Streaming se convirtió en la gran alternativa a eventos presenciales y está consolidado como una gran opción para que las marcas se vinculen con su audiencia con contenidos relevantes y atractivos.

Lo cierto es que no algo nuevo. La tecnología streaming apareció a mediados de los ‘90, con el fin de emitir contenido multimedia por Internet. Pero para poder hacerlo, había un pequeño detalle: era necesario tener que descargar todo el archivo al disco duro local, lo que era lento y engorroso. Evidentemente es una barrera superada, y hoy el acceso tanto a producir como a consumir streaming es absolutamente masivo.

El año 2017, redes sociales como Facebook e Instagram se integraron a esta tendencia, consolidando al video Live Streaming como una herramienta ideal para las marcas para interactuar con los consumidores en tiempo real.

Actualmente, cualquier estrategia de marketing digital puede considerar transmisiones en vivo, que representan una forma de comunicarse con el consumidor de forma clara y directa, que abre espacio para profundizar en aspectos demasiado complicados para otros canales, apoyarse en toda clase de recursos gráficos e interactuar en vivo con la audiencia, generando altos niveles de engagement.

Por más popular y masiva que sea la herramienta, hacer una transmisión en vivo exitosa y que cumpla con los objetivos del negocio requiere de una planificación cuidadosa, por lo que se recomienda tener en cuenta los siguientes pasos:

Planifica el contenido con anticipación: la calidad del contenido lo es todo. Para garantizarla, hay que planificar con anticipación, comenzando con el tema que se cubrirá. Además, fijar la fecha y coordinar con expositores externos, si los hay.

Con el tema y la fecha definidos, llega algo muy importante: la creación de un guion. Aunque la idea no sea leer, tener un guión facilita que se cumplan los tiempos, se siga el hilo conductor y no quede nada en el tintero.

Crea tu buyer persona

Si aún no tienes el perfil de tu comprador ideal, es hora de crearlo, para que todas tus actividades de marketing y comunicación puedan tenerlo como centro estratégico.

Aspectos tan básicos como el tiempo de transmisión debe ser agradable para la mayoría de tus seguidores.

La persona es más que el público objetivo y tiene características muy específicas, como motivaciones, dolores y preferencias, en las que hay que pensar al planificar el contenido y  escribir el guion.

Invierte en la calidad de la transmisión

Aunque los smartphones de hoy permiten un Live Streaming más pequeño en determinados canales, como Instagram, en el caso de eventos más grandes es imprescindible contar con equipos especializados. Nada peor que asistir a una transmisión en vivo que se ve y escucha mal.

Mantén la interacción con la audiencia

La interacción con la audiencia mejora mucho los resultados, por lo que hay que hacer esfuerzos por motivar su participación. Si la audiencia se siente parte de la experiencia, mejor será el engagement.

Una excelente forma de fomentar esta proximidad es trabajar con contenido interactivo. Muchas plataformas permiten, por ejemplo, la inserción de cuestionarios interactivos durante la transmisión, que hacen que la experiencia sea más lúdica y, además, recopilan datos en función de las respuestas de los usuarios.

Monitorea los datos

Siempre es importante analizar los datos de cada una de tus transmisiones en vivo. La información relacionada con la cantidad de visitantes nuevos y la cantidad de personas que se desconectaron durante la sesión, por ejemplo, puede indicar qué es lo que necesitas optimizar.