Guía completa para crear un mailing masivo

Compartir en:

¿Quieres que tus lectores amen tus campañas masivas por correo electrónico? Te dejamos una serie de pasos que debes llevar a cabo para lograrlo.

Desde siempre, el email marketing tuvo un enorme potencial a la hora de impulsar ventas y ayudar en la construcción de relaciones de calidad con los clientes, sobre todo gracias al alto volumen ROI, es decir, el retorno de inversión.

El problema yace en la catarata constante de mails que llegan día a día de diferentes empresas. Así, con una demanda alta, es más difícil captar la atención de los lectores, ya que se sienten abrumados por el caudal de información que nunca dejan de recibir.

Por esta razón, el arte del email marketing se encuentra en constante mutación, evolucionando y mejorando de forma constante. La sofisticación ha ganado terreno, logrando atraer clientes con la creatividad como punta de lanza. Para ganar la competencia  en las bandejas de entradas, hay una serie de herramientas que te mostraremos a continuación, que te ayudarán a enviar las mejores campañas de mailing masivo y gratis.

Pero antes, hay acciones y prácticas que debes dejar de hacer a toda costa si quieres que tu estrategia surta efecto.

¿Qué se debe evitar al hacer mailing masivo?

La reputación lo es todo. Partiendo de esta base piramidal, debes jerarquizar la información que deseas enviar y no convertirte en una cuenta “spam”, el peor miedo de muchas compañías.

Cada vez que realizas un envío desde tu dominio, hay puntos de valor como tu correo y la tasa de apertura, que marcan una diferencia. Por eso, la reputación es un elemento clave que no debes olvidar bajo ningún concepto. Cada mensaje puede mejorar o empeorar la imagen que tienen de ti. Si los contactos marcan tu correo como basura, lo más probable es que los correos futuros tengan una posibilidad mayor de ir a parar directamente al correo basura, algo que es catastrófico para tu reputación.

Entonces, para evitar que eso suceda, debes considerar estos consejos.

  • Si has comprado una base de contactos, jamás envíes tu correo electrónico. Lo más probable, al tratarse de un público que no te eligió, es que estos contactos no quieran recibir tus mensajes. En consecuencia, los marcarán como spam y rápidamente provocará que tengas bajas tasas de apertura y tus correos futuros se vayan a la bandeja de correos basura de entrada.
  • Prioriza un vínculo estable y de común acuerdo con tus usuarios. Para ello, puedes crear una forma de suscripción doble opt-in. A través de este proceso, tus potenciales clientes reciben un correo para confirmar que se quieren suscribir en alguna de tus formas. Por un lado, evitarás el crecimiento de una gran cantidad de registros, sin embargo la base de datos será mucho más sólida y calificada, con una probabilidad grande de que ingresen a tus correos.
  • La primera línea del asunto debe ser atractiva y llamativa. Pon a prueba tu creatividad para llamar la atención de los usuarios. Así, vas a lograr tanto incrementar tus tasas de apertura como evitar dañar tu reputación.

¿Cómo hacer un mailing exitoso?

Lo primero que debes hacer es crear una lista de contactos que esté genuinamente interesado en tus servicios y/o productos. La ecuación es sencilla: detrás de cada campaña exitosa de mailing, el listado de contactos realmente deseaba recibir un nuevo correo electrónico. La estrategia debe ser esa, frente a todo pronóstico. Primero el consentimiento entre las partes.

En el email marketing, el término «opt-in» es conocido como suscripción voluntaria, es decir: el contacto ha otorgado un consentimiento para que se le compartan correos electrónicos. Allí comienza la fidelidad con el cliente y/o usuario.

Lo primero que debes hacer para construir tu lista fidedigna es crear un formulario de suscripción. Estos son sencillos de incluir en tu sitio web, a través de un texto formato HTML.

Una vez que el proceso de suscripción voluntaria opt-in para registrar a tus contactos está arriba, te aseguras de que las personas que reciban tus campañas de correo electrónico tengan un interés genuino y orgánico a propósito de tus productos o servicios.

También existen otros objetivos al momento de utilizar un formulario opt-in. Además de obtener el consentimiento de múltiples usuarios, puedes realizar un procesamiento de datos de tus contactos y calificar a potenciales clientes, automatizar tus promociones y otras promociones recurrentes, entre otras facilidades.

¿Cuál es el objetivo de la campaña?

Parece sencillo, sin embargo es un ítem que nunca puedes pasar por alto. Hacer mailing masivo sin un propósito claro puede ser tu peor estrategia. Es una pérdida de tiempo para tus usuarios.

Una vez que el horizonte se define y has implementado la estrategia de creación de listas, el siguiente paso es enviar tu primera campaña por correo electrónico. Recuerda siempre decidir qué objetivo tienes por delante, es imprescindible. Puede tratarse de promover un nuevo producto, compartir descuentos especiales para clientes especiales, actualizar a los lectores sobre tus novedades, en caso de que realmente sean novedades. También puedes impulsar alguna descarga en específico, siempre y cuando sea algo que el usuario necesite. Los objetivos pueden variar de acuerdo a tu tipo de negocio, pueden ser objetivos amplios o específicos. Depende de ti, ya que una vez que tu público objetivo esté definido a la perfección, hacer un mailing masivo con contenido relevante es más sencillo.

Atrae a los clientes correctos

Seleccionar el público adecuado para tu campaña de correo electrónico no es una tarea sencilla, pero hay que realizarla para garantizar gran parte del éxito de la estrategia.

Es importante evitar enviar el mismo mensaje a cada uno de tus contactos. Si haces esto con todas tus campañas de mailing, lo más probable es que llegue a contactos que no están interesados en ese mensaje en particular. En consecuencia, se generan cancelaciones masivas por parte de los suscriptores.

Para alcanzar el máximo potencial de tu orientación de contacto, debes usar tres herramientas:

  • Múltiples listas de contactos
  • Segmentación de listas
  • Lead scoring y segmentación dinámica

La forma más simple de segmentar contactos es a través de la creación de listas separadas. Tienes que crear listas distintas según los tipos de correos electrónicos que esos contactos desean recibir, y también su frecuencia preferida. Así podrás hacer la selección pertinente antes de enviar cada campaña.

Algunas características a tener en cuenta a la hora de segmentar son: la industria en que trabajan, la situación geográfica, el comportamiento que tuvieron en campañas anteriores y/o compras pasadas. Así podrás crear segmentos incondicionales. Si quieres mantener la tasa de participación alta en tu nuevo mailing masivo, utiliza una segmentación con los contactos que hayan abierto la campaña anterior.

El lead scoring, o segmentación dinámica, es una segmentación en tiempo real. A través de la automatización de marketing, se segmentan los potenciales clientes en listados de acuerdo a su comportamiento e intereses. Para ello, debes rastrear e identificar dónde están tus prospectos durante el proceso de compra.

Crea campañas con buen diseño

El diseño responsivo es un elemento clave a la hora de crear campañas. Es imperioso que se vean bien desde cualquier dispositivo electrónico, ya que no siempre ingresan desde una computadora.

No es lo mismo crear una newsletter en blanco y negro que una atractiva, con colores en las promociones y otras facilidades, como el logo de tu negocio o empresa, los CTA (Call To Action) bien posicionados, claros y consicos, enlaces de redes sociales y, también, el enlace para darse de baja. Este último elemento es importante porque genera confiabilidad con los clientes.

Optimiza el contenido de tu mailing para aumentar las conversiones

Como dijimos anteriormente, el éxito radica en el primer contacto con la campaña. Esa primera línea debe ser atractiva. Cómo aparece en la bandeja de entrada es imprescindible para lograr la conversión. El título debe destacar entre la multitud de mails. Puedes sumar un pre-encabezado, junto al remitente y la línea de asunto llamativa.

Definitivamente, el asunto es el elemento a destacar. Este debe resumir perfectamente lo que quieres transmitir con tu campaña. Si no es llamativo y atractivo, simplemente tus contactos no abrirán el correo, o lo enviarán a la papelera.

Lo ideal es crear deseo. Y esto no es sencillo, pero se optimiza con cada campaña que lanzas. Por eso la importancia de no hacer mailing masivo sin tener un objetivo y estrategia claros. Los caracteres no deben superar los 50, y se debe resaltar la oferta que estás haciendo, apelando a las emociones de tu público. En los últimos años, el uso de emojis se ha posicionado arriba en las campañas de marketing. Gracias a su popularidad, son un buen elemento a destacar, aunque no debes abusar de ellos.

Pon especial atención al texto de vista previa

El texto de vista previa, también conocido como pre-encabezado, se encuentra después del asunto del correo electrónico. Es relevante configurar esto antes de enviar la campaña, de lo contrario, se van a leer las primeras líneas del mail, y no siempre es la opción más amigable.

Intenta configurar el pre-encabezado de antemano, ya que es una oportunidad excelente y adicional para captar el interés de tu público. El escenario ideal se da cuando hay una buena primera línea en el asunto, sumando la posibilidad de complementar con el pre-encabezado, que no debe superar los 35 caracteres. Así podrás captar la atención como deseabas.

Identificate de forma fácil y clara

Cuando envías tus campañas, es de suma relevancia que al momento de abrir el correo, los clientes sepan de quién se trata. Si los potenciales clientes no saben de dónde viene ese mail, no lo abrirán. En cambio, es mucho más probable que hagan la conversión si saben quién está enviando la campaña.

El nombre del remitente debe ser claro y recordable. La dirección del correo electrónico debe imponer confianza, dejando claro que proviene de una empresa y/o negocio fidedigno.

En esa dirección, tanto el nombre y la dirección del remitente deben ser siempre los mismos, para todas tus campañas. Esto no puede modificarse, como sí lo hacen los asuntos, vistas previas y pre-encabezados. Tienes que hacer que tu marca sea reconocible en las bandejas de entrada de tus clientes.

Para ello, debes incluir sí o sí el nombre de tu marca. También puedes agregar el sitio web. El trato con los clientes debe ser lo más humanizado posible. Evita palabras rígidas y haz que los destinatarios sientan que la campaña la envía una persona. Para ello, puedes utilizar un nombre ficticio, como Martín de Tu Empresa.

Haz un doble check antes de enviar la campaña

Parece obvio, pero esta clase de detalles marcan la diferencia. Antes de enviar un mailing masivo, verifica que todo esté en su lugar, sin errores de ninguna clase, sobre todo de ortografía.

Cualquier error, por más pequeño que sea, puede tener un impacto sumamente negativo en tu imagen. Para evitar esto, puedes envíar campañas de prueba, y así detectar si aparece algún error o algo inesperado. 

Pero no todo son errores de contenido. Existen otros errores incluso más grandes, como enviar la campaña a la lista incorrecta, o no utilizar un buen manejo del diseño, como dijimos antes. Visualiza una vista previa para ver que todo esté en su lugar, y luego envía la campaña.

Elige sabiamente el momento del día

Teniendo toda la información pertinente sobre tu audiencia, elige el mejor momento del día, a una hora determinada, para envíar el mailing masivo. Así podrás programar el envío y contar con que será más visualizado. Para ello, debes pensar el momento estratégico que sea consecuente tanto con tu negocio y/o empresa como con tus destinatarios.

Los correos electrónicos llegan de a decenas, diariamente. Por eso, es ideal que encuentres el momento adecuado en el que tus clientes ingresen a su bandeja de entrada y puedan visualizar tu campaña lo más arriba posible.

Por lo general, aunque puede variar, las campañas de mailing masivo tienen un rendimiento excelente cuando se envían en la segunda mañana, entre las 10 am y las 2 pm. También es importante elegir los días. No es lo mismo enviarla un comienzo de semana, o un viernes, que durante los martes, miércoles o jueves. El mayor caudal de personas revisan sus correos electrónicos por la mañana, al momento de llegar al trabajo. Otra hora destacada es durante la comida, ya que no están trabajando y también son propensos a abrir sus casillas de email.

Haz un análisis correcto de los resultados obtenidos

Una vez que tu campaña fue enviada, puedes comenzar a analizar los resultados de forma objetiva y optimizar tus recursos, para que las campañas futuras sean incluso mejores.

Es un aprendizaje constante, que evoluciona sin interrupción. Y siempre hay algo para mejorar e iterar. Analizando los resultados, podrás acelerar el proceso y forjar una estrategia todavía más efectiva para tu próxima campaña.

Las métricas a las que debes prestarle mucha atención son: tasas de apertura; tasa de clics, es decir, la proporción entre la cantidad de personas que hicieron clic en tu correo y el número total de personas que lo recibieron; la efectividad de tus Call to Action; la tasa de cancelación de suscripción; el porcentaje de rebote, es decir los correos que no se entregaron.

Conclusión e implementación

¡Ya tienes claro qué es el mailing masivo y cómo enviar una campaña! La clave del éxito está en optimizar constantemente tus campañas, de acuerdo a los resultados obtenidos en campañas anteriores y los gustos de tu público objetivo. Así, podrás construir una relación estable y sólida entre tu marca y tu audiencia. Una vez que sepas qué es específicamente lo que tu público quiere leer, podrás avanzar con velocidad y efectividad. Prioriza agregar contenido de valor, y no enviar campañas sin objetivos concretos.

También te podría interesar: Objetivos SMART: por qué son fundamentales

Skip to content