Enex: gestión sustentable de aceites lubricantes usados

Compartir en:

Actualmente sólo cerca del 40% de los residuos generados son tratados en conformidad a la reglamentación medioambiental vigente en Chile. Conscientes de este problema, Enex suscribió un Acuerdo de Producción Limpia mediante el cual mejoró el manejo de sus desechos.

En Chile circulan en la actualidad cerca de 5 millones y medio de vehículos, concentrándose casi la mitad en la capital. La mayoría de ellos tiene algo en común, y es que utilizan aceites lubricantes que ayudan a proteger los motores del desgaste, limitan la fracción y reducen el consumo de combustible, lo que implica una demanda que supera las 170 mil toneladas anuales. Esta impactante cifra genera un problema de similares características: ¿Qué ocurre con los residuos generados por los constantes cambios de aceite lubricante de este inmenso parque automotor?

Consientes de este problema Enex S.A., licenciataria de Shell en Chile, suscribió un Acuerdo de Producción Limpia (APL) liderado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático. A través de él, puso en marcha un innovador sistema de gestión y manejo ambiental de aceites lubricantes usados, convenio voluntario mediante el cual compañías del sector y reguladores públicos definieron objetivos, metas y acciones con el propósito de mitigar esta situación.

Al respecto Justo Verdejo, subgerente de Lubricantes Industriales, afirma que “Enex, Shell Lubricantes y las compañías que lideraron este APL trabajaron colaborativamente con el propósito de implementar un manejo responsable y sustentable de los residuos de aceites lubricantes. Esto se concretó gracias al cumplimiento de las exigencias establecidas en el marco del acuerdo con la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, la que certificó nuestro buen desempeño otorgándonos el denominado Sello Azul”.

Esta alianza público-privada tiene como fin mejorar la información que se tiene sobre la generación y gestión de residuos, aumentando la recolección para optimizar la trazabilidad de los aceites lubricantes usados, algo considerado como prioritario por la Ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor (REP). “Esta ley es muy positiva ya que regula la industria, estableciendo que cada productor o proveedor que introduce nuevos aceites lubricantes al mercado debe estar inscrito en un registro nacional que exige ciertos estándares mínimos. Esto implica un salto cualitativo en el manejo de los residuos”, enfatiza Justo Verdejo.

Actualmente más del 50% de total de aceites lubricantes que se producen en el mundo corresponden al sector automotor, lo que implica una tremenda responsabilidad para los fabricantes. Afortunadamente se ha avanzado mucho en materia de reciclaje y valorización, lo que se traduce en que hoy cerca del 40% de los residuos son tratados en conformidad con la reglamentación medioambiental vigente en Chile.

Al respecto, Justo Verdejo añade que “Sin duda este es un panorama alentador. No obstante, la tarea no ha finalizado ya que aún está pendiente aumentar la tasa en mercados atomizados y menos formales que hacen difícil la recolección. Sólo de esta forma podremos cumplir con la meta establecida por la Ley REP, la que indica que a contar del décimo año productores y proveedores deberán recolectar el 90% de los desechos”.