Descubre los beneficios de proteger tu web con copyright

Compartir en:

El terreno del copyright es tan vasto como funcional. A menudo, en la mayoría de los países, los creadores de una obra original rápidamente adquieren los derechos de autor de la misma. Es un primer paso obligatorio. Al ser los propietarios del copyright, tienen las facultades exclusivas para utilizar dicho trabajo. A continuación te mostramos todos los beneficios de utilizar derechos de autor.

Son los derechos que protegen la propiedad intelectual, sea literaria, artística u otra rama, sobre la creación de la obra. El símbolo de copyright es famoso y lo has visto en muchas ocasiones: ©.

Por un lado, se encuentra el reconocimiento de la autoría, ligado a términos morales; y por otro lado, los términos patrimoniales respecto de las obras, es decir, los derechos de explotación emanados. Así es como el copyright recoge un conjunto de normas legales que se encargan de amparar a los autores. 

De esta manera, los derechos de autor logran mantener la propiedad intelectual a salvo de robos, plagios, etc, y crean una exclusividad absoluta tanto de explotación comercial, como de divulgación, reproducción o edición de la obra de los respectivos autores.

Luego de crear la obra, es menester proteger el trabajo de forma idónea. Se registra en la oficina de derechos de autor de tu país para que te ayuden en caso de alguna eventualidad o problema en el futuro, como, por ejemplo, si alguna vez necesitas defender tu creación ante los tribunales u otros entes.

¿Cuáles son los tipos de obra que se protegen asiduamente?

  • Sitios web
  • Obras literarias
  • Obras musicales
  • Composiciones
  • Fotografías
  • Grabaciones
  • Obras de arte
  • Trabajos gráficos
  • Películas
  • Programas de televisión
  • Trabajos audiovisuales

En primer lugar, como ya mencionamos con anterioridad, hay que proteger los derechos de propiedad intelectual, en este caso, tu página web.

Para lograr dicha tarea, vas a tener que registrar tanto tus marcas como el contenido en la oficina de derechos de autor de tu país. También vas a tener que registrar el nombre del dominio de tu sitio web y, a la vez, patentar los métodos comerciales en todos los países en los que sea posible. 

A continuación, registra tu sitio web en todos los países que lo permitan, dado que se pueden visitar de forma global, desde un sinfín de lugares. Por último, tienes que firmar el acuerdo de confidencialidad. Primero con los empleados y luego con los proveedores. De esta manera, vas a poder garantizar el famoso secreto profesional y, en consecuencia, evitar que alguien divulgue información confidencial sobre tu negocio.

Los elementos que puedes proteger son: herramientas técnicas, programas informáticos, diseños de la web, la base de datos de la web, logotipos, símbolos gráficos, nombres comerciales, nombres de producto y dominios de web, interfaces gráficas de usuario, imágenes de pantalla, elementos confidenciales como el código de fuente, estructuras de datos, descripciones técnicas, entre otros.

Algunos tips a considerar para avanzar con los derechos de autor

Definiendo el tipo de licencia que se utiliza, informa a tus personas usuarias sobre el contenido que está protegido. El símbolo © es la máxima autoridad. A su vez, puedes indicar cuál es el uso que los usuarios pueden hacer con el contenido. Un ejemplo cotidiano es la creación de enlaces o reutilizar material de la página web, siempre y cuando así lo dispongas.

Puedes implementar medidas de protección como el registro a través de formularios. Éstas son frecuentes y evitan toda clase de disyuntivas.

Se hablan muchas cosas alrededor de los derechos de propiedad intelectual. Y, en consecuencia, existen algunos mitos que vamos a encargarnos de desmitificar.

Uno de los más conocidos es el que dice que dar crédito propietario del copyright significa que puedes usar su contenido. Esto es falso, ya que no te brinda de forma automática los derechos para usar este trabajo previamente protegido. También vas a necesitar los derechos de todos los elementos sin licencia.

Si tú no quieres ganar dinero con el trabajo que estás protegiendo, esto no va a detener de forma rápida las reclamaciones de copyright. Es decir: los usos sin fines de lucro normalmente se favorecen en el análisis de uso justo.

A veces hay contenido similar al que tú quieres publicar. Pero esto no significa que también tengas los derechos de autor para publicar ese contenido. Hay pequeñas aristas a considerar. También aplica en una dirección similar: si compraste derechos de autor en un formato, no tienes derecho a replicarlo en otro por tu cuenta. Puedes violar las leyes del copyright por esta clase de cosas.

El hecho de que grabes un material por tus propios medios no te da derecho a publicarlo. Por ejemplo, si grabaste algo en el cine o la televisión, ese contenido seguramente ya esté protegido anteriormente con copyright. Si quieres publicarlo, vas a necesitar el permiso de los propietarios.

En ese sentido, utilizar menos cantidad de tiempo una obra protegida por derechos de autor tampoco es válido. Aunque sean solo unos pocos segundos, estás violando las normativas y puedes provocar que se eleve un reclamo para que bajen tu material. Por último, aunque no pretendas infringir los derechos de autor de alguien, no puedes utilizar ese material sin antes consultar legalmente con el propietario.

Entonces, ¿cuáles son los principales beneficios?

Si quieres cerciorarte de estar amparado por el copyright y evitar disputas innecesarias a futuro, tener los elementos registrados apropiadamente es una prueba de propiedad irrefutable. En este caso, si alguien infringe tus derechos, puedes emprender acciones legales de forma rápida y efectiva. 

Sobre todo, debes tener cuidado si tu contenido genera ingresos. Cuando alguien replica o refrita tu contenido, los motores de búsqueda no se lo toman a la ligera. Entonces tu contenido, que sí es original, va a perder tráfico orgánico. Debes actuar con rapidez para que esta clase de robos no repercutan en tus finanzas.

Lo ideal es comprobar con regularidad si alguien ha robado tu contenido. Copycase es una herramienta de gran utilidad para corroborar que todo marche bien. Lo mejor que puedes hacer es proteger tu contenido desde un marco legal. Así, muchos ladrones y replicadores de contenido se mantendrán alerta e intentarán un camino menos dificultoso, en otros sitios web que no estén protegidos por copyright (©). Ahora que conoces a fondo la palabra copyright: ¿ya tienes tu sitio web protegido como corresponde?

También te podría interesar: ¿Cuál es el peor escenario para un ataque de ransomware?

Skip to content