Desarrollo del liderazgo y promoción de un ambiente laboral saludable serán factores claves para cumplir con nuevas exigencias según expertos

Compartir en:

En un encuentro organizado por KPMG en Chile y REDMAD junto a la participación de la empresa Euro, se profundizó sobre las implicancias de la normativa y entregaron recomendaciones para afrontar las futuras disposiciones legales.

Abordar los alcances, desafíos y oportunidades que las empresas nacionales enfrentarán tras la promulgación de la nueva legislación destinada a prevenir el acoso y la violencia en el trabajo, fue el eje central del webinar “Prevención del acoso y conciliación: entendiendo el nuevo estándar”.

En la instancia, María Cristina Fernández, managing director de KPMG Law en Chile explicó que la también denominada Ley Karin -en alusión a la TENS Karin Salgado-, entrará en vigencia el 1° de julio, modificando tanto la legislación contenida en el Código del Trabajo como en el estatuto administrativo y otras normas relacionadas. “Hasta ahora, el hostigamiento reiterado o continuo en el tiempo por parte del empleador hacia un colaborador o entre compañeros de trabajo ha sido la definición de acoso en el trabajo. Sin embargo, con la nueva legislación, el concepto cambia sustancialmente, ya que bastará con una sola acción para que se considere como tal”, puntualizó.

La nueva normativa, además, obliga a las empresas a contar con un reglamento interno que incluya un protocolo de investigación y sanción del acoso laboral y sexual, así como la divulgación semestral de los canales de denuncia internos. Lo anterior, aplicará para todas las empresas, incluso aquellas que no están obligadas a tener Reglamento Interno (las que tengan menos de 10 trabajadores).

“Las compañías deberán reestructurar la forma en la que abordan las quejas, asignando equipos especializados y fomentando la transparencia”, afirmó Cristina. Agregó que “es crucial promover un clima donde prevalezca el respeto y la confianza para prevenir situaciones de acoso”.

Por su parte, Sara Narbona, gerente de Personas y Asuntos Corporativos de Euro y socia de REDMAD señaló que “el desafío de las organizaciones será trabajar desde adentro hacia afuera, poniendo un gran énfasis en el desarrollo de los líderes en la compañía. Ellos serán parte fundamental para la generación de ambientes saludables, entregar contención, vislumbrar alguna situación problemática y anticiparse a distintos hechos”.

Agregó que “afrontar un cambio cultural requiere una estrategia perseverante y consciente que requiere de un esfuerzo colectivo. Este cambio debe ser liderado desde la alta dirección, siendo ellos los principales impulsores del respeto dentro de la empresa”.

Al cierre del evento ambas expertas concluyeron que potenciar el liderazgo y el desarrollo de un entorno laboral seguro y saludable deberá convertirse en prioridad dentro de la agenda corporativa, destacando la necesidad de una acción proactiva y una cultura organizacional comprometida con la prevención y la protección de los colaboradores.

Te podría interesar:

“Una imagen país transversal y unitaria, con visión de Estado”

Skip to content