Cómo crear y mejorar una estrategia de SEO

Compartir en:

El concepto de SEO es uno de los que aparecerán sí o sí al adentrarse en marketing digital. Significa Search Engine Optimization (Optimización para Motores de Búsqueda), y es un conjunto de técnicas de optimización para sitios, blogs y páginas en la web. Esas optimizaciones buscan alcanzar buenos posicionamientos orgánicos en los buscadores, generando tráfico y autoridad para un sitio o blog.

Alcanzar orgánicamente las primeras posiciones en los motores de búsqueda y, por tanto, atraer más tráfico a tu sitio sin tener que pagar por ello, es una de las mayores metas del marketing digital.

Para lograrlo existen técnicas y partners que ayudan en algo que parece imposible: destacar en medio de millones y millones de oferentes de información en internet. Es necesario invertir en una estrategia específica a través del uso de técnicas para mejorar el posicionamiento web de las páginas para posicionarlas en los primeros resultados de Google y otros buscadores, teniendo en la mira el hecho de que el 90% de las personas que hacen búsquedas en Google solo hacen clic en los resultados de la primera página del motor.

Ahora bien, existe otra sigla que suele confundirse con SEO, y es SEM. A diferencia del primero, que es un posicionamiento orgánico, el SEM (Search Engine Marketing) es una estrategia publicitaria pagada, de manera que tu sitio aparezca antes que los resultados orgánicos en el motor de búsqueda.

Cómo mejorar la estrategia de SEO

Para mejorar el posicionamiento es necesario armar una estrategia:

  1. Define tus objetivos: necesitas determinar qué quieres lograr al optimizar el sitio web. Puede ser aumentar el tráfico, generar más ventas, reducir el costo de adquirir clientes, educar al mercado, aumentar la autoridad de la marca, etc.
  2. Crea una buyer persona: delimitar quién sería tu cliente ideal ayuda a definir el lenguaje, los contenidos y los canales de distribución de ese contenido.
  3. Instala herramientas de SEO: iniciar una estrategia de SEO requiere, al menos, de herramientas básicas para hacer un diagnóstico de tu situación actual, respaldar la planificación, realizar las primeras optimizaciones y comenzar a monitorear los impactos de cada acción. Fundamentalmente son Google Analytics y Google Search Console, ambas gratuitas.
  4. Define palabras clave: son los términos que digitan los usuarios al hacer una búsqueda. On herramientas como SEMRush o el Planificador de Palabras Clave de Google se pueden  identificar las palabras clave que puedas usar en tus contenidos, luego determinar si su volumen de búsqueda es relevante o qué tan difícil es posicionar un contenido por esa palabra, y crear una lista con las mejores palabras clave.
  5. Organiza los contenidos en categorías: es recomendable tener contenidos generales y otros más específicos, que se reúnan en varios contenidos relacionados con un post principal, creando interconexiones. Esto porque Google está prestando atención a la intención de búsqueda del usuario y no solo a las palabras clave, y un contenido completo y organizado será premiado con un mejor posicionamiento.

Asociación Nacional de Avisadores