Benchmarking: qué es y por qué es necesario 

Compartir en:

En un mercado súper competitivo como el actual, no puedes permitirte ofrecer lo mismo que todos, debes diferenciarte. Por eso, es importante poner atención a lo que hace tu competencia para mejorar tu propia oferta y ponerte por encima de los demás. 

Esto es lo que se conoce como benchmarking, concepto que te explicaremos a continuación. 

¿Qué es benchmarking? 

El benchmarking competitivo es el proceso de análisis continuo de la competencia con el fin de mejorar la estrategia de marketing y diferenciar nuestra marca. Con esta metodología, analizamos constantemente nuestros productos o servicios en comparación con aquellos de las organizaciones líderes, de manera de detectar brechas de mejora. 

En otras palabras, te da un punto de referencia para establecer tus objetivos y cómo lograrlos, mostrándote dónde estás parado dentro de tu industria.  

De todo esto ya habrás deducido que no se trata de copiar a tu competencia, sino de detectar hacia dónde encaminarte para mejorar y aprender de los demás para avanzar y crecer. 

Los beneficios del benchmarking 

  • Análisis competitivo: al analizar las áreas que quieres mejorar y comparar tu desempeño con la competencia puedes enfocar los esfuerzos para alcanzar resultados más altos. 
  • Monitorear el desempeño: ésta es una característica distintiva del benchmarking pues, al ser un proceso continuo, puedes ir comparando los resultados en el tiempo.  
  • Detectar tendencias: el benchmarking te ayudará a visualizar las tendencias y novedades en tu industria, lo que te permitirá adelantarte y sorprender. 
  • Mejoramiento continuo: aquí está todo el sentido de hacer benchmarking. No se trata de hacerlo una vez y dejarse estar, sino de desarrollar una cultura de mejoramiento continuo que te llevará a hacerlo cada vez mejor. 
  • Planificar y definir objetivos: una vez que tengas los resultados del benchmarking, podrás establecer objetivos y métricas para analizar si los estás cumpliendo.  
  • Aumenta el compromiso: un proceso de benchmarking involucra hacerse preguntas honestas y duras acerca de la compañía. De esta reflexión y comprensión de la misión de la empresa y cada uno dentro de ella se obtiene un mayor compromiso de los colaboradores. 
  • Comprender las ventajas de tu compañía: saber dónde estás ahora y dónde quieres llegar es un conocimiento imprescindible para detectar y potenciar las características propias que te llevarán al éxito. 

¿Cómo se hace benchmarking? 

Para llevar a cabo esta metodología debes pasar por distintas etapas. 

  1. Planificación: 

Esta primera etapa es la más importante del proceso. Planificar adecuadamente considera identificar lo que deseas mejorar, con qué te vas a comparar y qué es lo que defines como éxito, estableciendo métricas concretas.  

  1. Recopilar la información: 

Después de la planificación, la tarea es reunir información sobre tus productos, servicios o procesos y cómo son los de la competencia. Debes reunir la mayor cantidad posible de información, obviamente sin caer en prácticas inapropiadas. 

  1. Análisis de los datos: 

Una vez que des por terminada la recopilación de la información debes procesarla para obtener los insights que te harán comprender tus deficiencias y oportunidades. Es importante registrar estos hallazgos en un informe. 

  1. Acción: 

Presentar resultados que sugieren hacer cambios no es fácil, pero, al estar respaldados por datos, el único camino que queda es seguir adelante y pasar a la acción, implementando las transformaciones que sean necesarias. 

  1. Monitoreo: 

Todo el trabajo será en vano si no vas monitoreando los resultados surgidos de los cambios introducidos. Analizar el cumplimiento de objetivos debe ser algo natural que surja de las métricas que se establecieron en la planificación. 

También te podría interesar: Desafíos de Marketing y Ventas: Qué esperar del 2do semestre

Skip to content