Almacenes en Bajos de Mena ya tienen pago electrónico

Compartir en:

Hace casi un año, como parte del plan “Juntos salimos adelante”, Coca-Cola Chile, Canasta Local y la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH) pusieron en marcha un trabajo colaborativo con los almaceneros de Bajos de Mena, en Puente Alto, con el fin de entregarles créditos para poder apoyar a 300 familias del sector que iban a comprar a esta red de almacenes,  además de una serie de herramientas técnicas, tecnológicas y de contenido que potencien sus negocios. Hoy viven la tercera etapa de este proyecto, en la que se les entregarán máquinas de pago y herramientas para sus negocios.

De esta manera, los 23 locatarios que forman parte de este proyecto podrán recibir pago con tarjeta en sus almacenes, lo que significará mayor seguridad al manejar menos efectivo y aumentará sus opciones de pago. Los almaceneros también contarán con un terminal portátil para la emisión de boletas electrónicas -que es obligatoria a partir de este año- y se les entregará una pizarra personalizada con el nombre de su local.

Santiago 16 de Febrero de 2021/ Fotografías de la entrega de maquinas para boleta electronica y compra con tarjetas por parte de Coca-Cola Chile a los Almaceneros de Bajos de Mena. Foto: Pablo Vera-Lisperguer / Coca-Cola Journey / Factstory Agency

“Estamos muy orgullosos de haber trabajado en conjunto con  los almaceneros y almaceneras de Bajos de Mena y que hayan podido acceder a tecnologías que les permitan trabajar más seguros y poder escalar sus negocios y gestionarlos de mejor manera. Este trabajo conjunto deja en evidencia que los modelos colaborativos son y serán la forma de enfrentar momentos difíciles como los que hoy vivimos, algo con lo que estamos fuertemente comprometidos como Compañía”, dice Paola Calorio, directora de Comunicaciones, Asuntos Públicos y Sustentabilidad de Coca-Cola Chile.

Esta etapa del programa se cerró con una capacitación a los negocios de barrio, realizada por los almaceneros Verónica Oliva y Gonzalo Montenegro, quienes entregaron datos para aumentar las ventas en pandemia, por ejemplo, a través de la comunicación, promoción y publicidad de su negocio en redes sociales como Whatsapp, Instagram y Facebook. Además, dieron a conocer los canales y procesos necesario para acceder a distintos fondos y capacitaciones para emprendedores.

“Esta experiencia nos permite entregar soluciones reales a los microempresarios a corto plazo y también acercarlos a la digitalización de su negocio con una mirada más a largo plazo. Tenemos el desafío de ir en ayuda de los emprendimientos que han visto afectados por el contexto social y sanitario, por lo mismo, este proyecto es muy representativo de lo que queremos hacer por nuestros

socios y por el emprendimiento en Chile. Sabemos que existe un ecosistema y las voluntades necesarias en torno a las Pymes como para poder buscar soluciones innovadoras como esta, es sólo cuestión de trabajo, co-construcción y buenas políticas públicas”, afirma Marcos Rivas, presidente de la Asech.

Alejandro Moraga, dueño del almacén San Gabrielito, cuenta que este apoyo ha sido de gran ayuda para su local: “He estado en este negocio toda la vida, porque es una herencia de mis padres. Por la pandemia ya no es tan fácil ir al banco y es más cómodo el pago con tarjeta. El cliente lo agradece mucho. Las capacitaciones siempre son buenas, se aprenden cosas nuevas y es bueno actualizarse. Por ejemplo, he aprendido mucho sobre cómo atender mejor al cliente y hacer buenas ofertas”, finaliza. 

“Juntos salimos adelante” nació a inicios de la pandemia con el objetivo de ayudar a revitalizar el comercio local a través de un modelo de economía colaborativa. Además de realizar aportes directos

a 12 ollas comunes organizadas por los vecinos, a través de “Canasta local”, se entregó a los almacenes  una cantidad de dinero para que los vecinos pudiesen canjear en el negocio de barrio más cercano a su domicilio, los que permitió que 300 familias pudieran comprar alimentos y artículos de primera necesidad. De esta forma, se creó un círculo virtuoso de cooperación entre los distintos actores.

“Como comunidad estamos muy agradecidos del apoyo que nos brindó Coca-Cola, Asech y Canasta Local, para la mantención y recuperación de los almacenes de nuestro barrio durante la pandemia. Estamos viviendo un período muy complejo e incierto, en el que a la gente le cuesta creer que las empresas llegarán con ayuda. Gratamente les puedo transmitir que, gracias a estas iniciativas, muchos de los habitantes de Bajos de Mena recuperaron la confianza al ver cómo este maravilloso proyecto se concretó ayudándonos a todos a seguir adelante”, comenta Melyna Montes, dirigente social de Bajos de Mena, sobre este proyecto.