93% de ejecutivos a nivel mundial cree que sus empresas están en peligro por sus actuales modelos operativos

Compartir en:

Así lo determina un nuevo estudio de Accenture, según el cual, 85% de los ejecutivos chilenos cree que su estrategia tecnológica es clave para el éxito de su organización.

La pandemia ha cambiado el comportamiento de los consumidores y reestructurado fundamentalmente la economía global. Posiblemente para siempre. Para sobrevivir, las empresas deben adaptarse. Rápido. Una lección es clara: las que cuentan con modelos operativos que les permiten adaptarse continuamente tienen más probabilidades de prosperar. En ese contexto, de acuerdo con un nuevo estudio de Accenture, 93% de los ejecutivos a nivel mundial cree que su existencia está en peligro por modelos operativos que no pueden seguir el ritmo, mientras 74% cree que tendrá que replantearse por completo su modelo operativo para ser más resilientes.

Según el informe, las organizaciones que no actúen ahora corren el riesgo de quedar sepultadas por la competencia mucho antes de la próxima crisis. Nicolás Goldstein, Presidente Ejecutivo de Accenture Chile, explicó que “la pandemia obligó a muchas organizaciones a ajustar su propósito: los fabricantes de perfumes pasaron a producir desinfectantes de manos y marcas de electrodomésticos ajustaron sus líneas de producción para aumentar el suministro de ventiladores. Ahora, cuando miramos hacia un futuro post-pandémico, las empresas deben considerar su razón de ser. Por qué existen y cómo crearán valor, no sólo para los accionistas, sino para todos los stakeholders: sus clientes, colaboradores y la comunidad en general. El propósito es clave para definir el modelo operativo. En ese contexto, más del 80% de los ejecutivos chilenos proyecta replantear su propósito empresarial este año”.

En segundo lugar, en un mundo de proliferación masiva de datos, todas las empresas se enfrentan al reto de obtener información a partir de ella, un desafío que se ha exacerbado por la crisis. De hecho, el 68% de los ejecutivos a nivel mundial calificó la captación de información como el elemento más importante de su organización para ayudarles a adaptarse a la crisis. Sin embargo, sólo el 17% tenía plena confianza en que su empresa tenía los conocimientos necesarios para tomar las decisiones correctas.

Nicolás Goldstein explicó que “la analítica de datos es clave para tomar decisiones más rápidas y mejor informadas. Al combinar hábilmente datos históricos y en tiempo real, las empresas pueden percibir y anticipar lo que se avecina. Entre las organizaciones chilenas hay consciencia de esto y entre las tecnologías que más proyectan escalar este año se encuentra justamente data analytics”.

El reporte dio a conocer una estadística reveladora: el 90% de los ejecutivos C-Level considera que la creación de un modelo de negocio basado en el ecosistema es importante para su empresa mientras navegan por los efectos de la pandemia. Esto, porque las asociaciones permiten a las compañías acceder rápidamente a las capacidades necesarias para responder a los desafíos de un mercado cambiante. El COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia de elegir bien a los socios. Al recurrir a una red de socios y alianzas de confianza, las empresas pueden acceder a las capacidades, el talento y las ideas necesarias para responder a las tendencias cambiantes del mercado, las nuevas tecnologías, amenazas competitivas emergentes y cambios normativos.

Para avanzar hacia el modelo operativo correcto, las empresas deben también impulsar una gobernanza ágil que garantice que su modelo de funcionamiento sea coherente con su propósito y valores. Y la estrategia de negocio debe ir de la mano de la tecnología. El 77% de los ejecutivos a nivel mundial cree que su arquitectura tecnológica es fundamental para el éxito general de su organización, mientras entre las empresas chilenas esa cifra alcanza un 85%. Esto puede requerir un enfoque doble: modernizar haciendo inversiones en tecnologías inteligentes como la nube, la inteligencia artificial y el blockchain; y al mismo tiempo, evaluar los sistemas existentes para ver si están logrando el máximo rendimiento. Las empresas líderes adoptan este enfoque de forma continua, evolucionando gradualmente sus capacidades para ayudarles a aprovechar todo el valor de la innovación tecnológica.

Finalmente, las empresas deben desarrollar una cultura de adaptación y desarrollo continuos de las habilidades de su fuerza laboral. Es especialmente importante dotar a las personas en las habilidades necesarias para trabajar con las últimas tecnologías, creando una mentalidad de colaboración entre humanos y máquinas. El 86% de los de los ejecutivos está de acuerdo en que su organización debe formar a su personal para que piense como tecnólogos, para que utilice y personalizar las soluciones tecnológicas a nivel individual, pero sin necesidad de conocimientos muy técnicos. En el caso de Chile, 85% de las empresas piensa lo mismo y hay una importante oportunidad: de acuerdo con un estudio reciente de Accenture y País Digital, si invertimos en nuevas tecnologías y en la preparación de las personas para trabajar en conjunto con ellas, se podrían agregar US$ 13 mil millones al PIB de Chile hacia el 2030.

Nicolás Goldstein resaltó que “las empresas que aprovechan sus modelos operativos para lograr una mayor agilidad podrían desbloquear colectivamente 5,4 billones de dólares en crecimiento. ¿Cómo? Creando un estado de movimiento perpetuo que les permita explotar rápidamente explotar las nuevas oportunidades y para ello, los elementos recién expuestos son fundamentales. Tomemos esta pandemia como una oportunidad para impulsar el cambio”.
Link al estudio

Por Nicolás Goldstein, Presidente Ejecutivo de Accenture Chile
Nicolás Goldstei